Es Noticia

Kevin Hart renuncia a presentar los Oscar tras sus tuits homófobos: «Pido perdón, estoy evolucionando»

El actor borró varios mensajes controvertidos de su red social, pero no fue suficiente

El actor Kevin Hart
El actor Kevin Hart
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

El actor Kevin Hart anunciaba esta semana que se convertiría en el 91 presentador de los Premios Oscar, que tendrá lugar el 24 de febrero de 2019. El intérprete, que tomaba el relevo de Jimmy Kimmel al frente de la ceremonia, intentaba así resucitar una gala que, en términos de share, lleva tiempo de capa caída y que el año pasado anotó su peor dato histórico de audiencia. Parece, sin embargo, que los premios tendrán que buscarse a otro rostro para liderar la ceremonia más importante de Hollywood, ya que Hart comunicó esta noche su renuncia a presentar el acto.

El motivo de la renuncia, tal y como ha asegurado el actor en su cuenta de Twitter, es «no ser una distracción» para los premios después de que las redes sociales sacaran a la luz los chistes homófobos que Hart ha publicado en Twitter en mústiples ocasiones.

«He tomado la determinación de apartarme de la gala de los Premios Oscar de este año. No me gustaría ser una distracción en una noche en la que hay que celebrar el talento. Mis más sinceras disculpas al colectivo LGBTQ por mis insensibles palabras», ha dicho Hart en su cuenta de Twitter. «Siento haber herido a tantas personas. Estoy evolucuionando y quiero continuar haciéndolo, pues mi meta es unir a la gente y no apartarla. Mucho amor y aprecio a la Academia de cine. Espero que volvamos a encontrarnos», ha escrito el cómico.

En los últimos tiempos, Twitter se ha convertido en una herramienta útil para conocer las opiniones de determiandos personajes públicos. En el caso de Hart, la «inspección» a su cuenta en la red social reveló varios mensajes homófobos, muchos de los cuales habían sido eliminados por el propio Hart en las últimas horas. En algunos de sus chistes, el cómico mostraba sus temores a que su hijo pudiera ser homosexual. Tras la denuncia pública, el humorista no dudó en utilizar su cuenta de Instagram para justificar sus alegatos homófobos y asegurar que, aunque había recibido una llmada de la Academia instándole a pedir disculpas por sus tuits de mal gusto, no se disculparía. Parece que, al final, la presión ha podido por él.