Es Noticia

Kapuscinski, con «look» de novela gráfica

«Un día más con vida», de Raúl de la Fuente, consechó éxitos en los festivales de Cannes y San Sebastián

Fotograma de «Un día más con vida»
Fotograma de «Un día más con vida» - ABC
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

El periodista Ryszard Kapuscinski, la guerra de Angola en 1975, tropas cubanas infiltradas en África... Mimbres más que complejos con los que hacer una película de espías interesante, oscura y arriesgada. Pocos podrían imaginar que la mejor forma de llevar a la pantalla «Un día más con vida», el libro del reportero polaco que mezcla esos ingredientes, era mediante la animación. Así lo ha hecho el cineasta español Raúl de la Fuente.

«La historia le llega al joven espectador, habituado al lenguaje del videojuego, y también a señoras mayores, porque hay emoción. Se olvidan de que es una película de animación», explica el director de «Un día más con vida», estrenada recientemente, que ha tenido la oportunidad de ver la reacción del público en alguno de los certámenes más importantes del mundo. En Cannes fue seleccionada para la Sección Oficial, un hito para una cinta de dibujos, y en San Sebastián ganó el premio del público, la primera vez que un español lo logra. «Utilizo la animación para narrar sentimientos, pero es solo la técnica, nada más. Lo importante es el componente humano», confiesa el cineasta, que ha utilizado a actores reales para rodar y después ha «pintado» la animación por encimas, una técnica conocida como rotoscopia. «La animación es solo el envoltorio, ese “look” de novela gráfica que apela a nuestra adolescencia», reconoce De la Fuente.

Hay un público adulto acostumbrado a ver cine de animación, pero suele ser en su mayoría padres que acuden con sus hijos a ver el último femómeno de Pixar o Dreamworks. Exceptuando a los seguidores del «anime» japonés, la oferta de animación pensada para público adulto es limitada. Aunque por ahí quedan algunas obras fundamentales, como «A Scanner Darkly», de Richard Linklater («Boyhood»), la israelí «Vals con Bashir», la francesa «Persépolis» o «Arrugas», basada en el cómic de Paco Roca.

En televisión, la oferta es menos innovadora, pero, al tiempo, su consumo es masivo. Series como «Rick y Morty», «BoJack Horseman», y, por supuesto, «Los Simpson», «Padre de familia», «South Park»... Una lista tan inabarcable como posibilidades ofrece la animación.