ES NOTICIA EN ABC

Jessica Chastain, Penélope Cruz, Marion Cotillard y Lupita Nyong'o, juntas en un filme de espías

El proyecto se presentará en el Festival de Cannes: «355» será una versión femenina de franquicias como «El caso Bourne», «Misión Imposible» o «James Bond»

Jessica Chastain
Jessica Chastain - BELÉN DÍAZ
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

La actriz estadounidense Jessica Chastain presentará durante el Festival de Cannes «355», un proyecto en forma de thriller de espionaje donde se rodeará de actrices internacionales como Penélope Cruz, Marion Cotillard, Fan Bingbing y Lupita Nyong'o, informó hoy el blog Deadline. La cinta, que pretende subvertir este género habitualmente dominado por hombres, contará con Simon Kinberg como director y se espera que se convierta en el punto de partida de una franquicia al estilo de «El caso Bourne», «Misión Imposible» o «James Bond».

Las artistas acudirán al certamen de Cannes para presentar el proyecto, escrito por Theresa Rebeck, a los compradores internacionales. Kinberg y Chastain vienen de trabajar juntos en «X-Men: Dark Phoenix». La idea, según publica la web, procede de la actriz, quien sugirió el proyecto al cineasta mientras trabajaban en esa cinta de superhéroes. «Me lo pasé tan bien trabajando en 'Criadas y señoras' que siempre quise volver a hacer una película con un elenco femenino», dijo la actriz a Deadline.

«Amo las películas de Bourne, las de 'Misión Imposible' y siempre me he preguntado por qué, a excepción de 'Los Ángeles de Charlie', no ha habido una cinta de espías con un reparto así. Así surgió la idea, junto con la de elegir a actrices de todo el mundo para hacer un proyecto internacional», explicó. Chastain llamó al resto de las actrices y todas se comprometieron con el proyecto y a acudir a Cannes juntas para mostrar su unión.

«No será tan exagerada como algunas franquicias, y a diferencia de muchas de esas películas que giran en torno a un personaje, el objetivo aquí es crear un grupo verdadero, con personajes con historias propias. Eso es algo único», señaló Kinberg, quien prometió un tono realista y sombrío.