ES NOTICIA EN ABC

Jim Jarmusch: «Los adolescentes nos están educando, debemos dejar de tratarlos mal»

Entrevistamos a Jim Jarmusch, uno de los últimos cineastas independientes que todavía llena salas. Ahora deja a un lado su vena poética con una comedia de zombis

Jim Jarmusch, en el set de Los muertos no mueren
Jim Jarmusch, en el set de Los muertos no mueren
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

«Los muertos no mueren» es una deliciosa propuesta independiente, de las poquitas a la que el público mayoritario tendrá acceso entre tanta secuela, precuela y superhéroes. Descansen con el arte de Jim Jarmusch, uno de esos provocadores iconoclastas que se atreve a desafiar a Hollywood sin seguir sus reglas, un artista de referencia para la nueva generación de directores. Un realizador que crea poemas con su cine y que ahora ha decido entrar de lleno en el universo de los zombis sin miedo a utilizar la comedia como engranaje de escenas apocalípticas. Además, en «Los muertos no mueren», que se estrena hoy, el cineasta se vuelve a rodear de sus actores fetiche, como Bill Murray, Adam Driver y Tilda Swinton.

P - Nunca se había adentrado en el género zombi... ¿Quién le inspiró?

R - Obviamente, George Romero. Él es mi guía, mi salvaguarda, pero esta historia es una metáfora. Los zombis son una metáfora. Estamos tan acostumbrados a monstruos como Godzilla o Frankenstein, que surgen del exterior, que no vemos al monstruo que llevamos dentro. Por eso los zombis de George Romero son tan importantes, porque nos revelaron que dentro de nosotros podemos esconder lo peor del universo. «La noche de los muertos vivientes» (1968) fue la primera película que vi cuando era niño, luego llegaron otras como «Drácula». Las dos me impresionaron, pero Drácula contribuyó a mi afición por los vampiros, a los que me siento más conectado. [En 2013 filmó «Sólo los amantes sobreviven», una revisión del cine de vampiros].

P - En el Festival de Cannes, donde su película inauguró la sección oficial, dijo que teme el colapso del planeta y de las estructuras sociales... ¿Hay algo de fatalismo en el filme?

R - Viendo el declive sin precedentes de la naturaleza, no puedo entender cómo no vivimos aterrados y preocupados por ello. Es desmoralizante y muy frustrante ver cómo destruimos a las especies que dependen de nosotros. Me espanta y me asusta al mismo tiempo. En realidad he intentado encontrar un equilibrio entre el humor y la sobriedad del tema. Estamos destruyendo el planeta y poniéndonos en peligro. No estoy tratando de decirle a nadie cómo debe vivir o pensar, pero apreciaría si los humanos nos volviéramos un poquito más consecuentes con nuestras acciones. En la película aparece el fatalismo, la oscuridad, pero también hay bromas y momentos cómicos. Es difícil vivir como humanos y, al final, nos volvemos zombis.

P - ¿Se considera un director político?

R - No, no lo soy. Creo que estamos viviendo una situación de crisis social. La gente está dividida en dos grandes bloques y nadie quiere escuchar a nadie. Estoy en contra de esa masa social que apoya a la extrema derecha. No me gusta, no me gusta el racismo. En mi película hay un mensaje contra la codicia de las corporaciones, contra el consumismo y, al mismo tiempo, surge un mensaje positivo.

P - Y lejos del plató, ¿es activista o militante?

R - La crisis ecológica es una verdadera amenaza y un problema político que, en Estados Unidos, nadie tiene en cuenta. Mi película habla de la sexta extinción. Clave en la trama es el «fracking», y también acuso de apatía a lo políticos. Me molesta y me asusta mucho estar en manos de las corporaciones. Mi optimismo vive en las próximas generaciones, los adolescentes, porque ellos ahora definen nuestros gustos: nuestra ropa, nuestro estilo, nuestra música y nuestra cultura. Deberíamos dejar de tratarlos mal porque nos están educando.

P - ¿Qué relación le une con Bill Murray? Es un habitual de su cine, le ha llamado en cuatro películas...

R - Es un tipo único, no necesita que le estés explicando su personaje. Me gusta colaborar con actores que aportan personalidad e ideas a los papeles que están creando. Murray es un actor excepcional, como todo el elenco de esta película.

La Pregunta

P - La película habla de la propia película... ¿Por qué eligió ese camino?

R - Es una metáfora. En realidad, el declive de la naturaleza me inspiró a rodar este filme. Es cierto que escribí el guion por diversión y cuando empecé no tenia ni idea de la profundidad que iba a alcanzar. Sentía curiosidad por ver a Adam Driver y a Bill trabajar juntos.

Pregunta - ¿Cómo convenció a Adam Driver de hacer su broma sobre «Star Wars»?

Respuesta - No estaba en el guion, fue él quien consiguió el permiso para que pudiéramos grabar esa escena.

P - ¿Cuándo empezó a pensar en el guion de este filme?

R - Rodando «Sólo los amantes sobreviven», donde Tilda Swinton me llamaba zombi. Así surgió la primera idea, luego fui dándole forma durante estos dos últimos años. Quería hacer algo como «Café y Cigarrillos», que rodé con Murray, donde los actores podrían hablar entre ellos mientras descansaban de los ataques zombis. Sin embargo empecé a escribir, a dialogar y acabé con el guion que ves ahora.