Es Noticia

Isabelle Huppert: «¿Retirarme? Me queda mucho por hacer»

La actriz protagoniza «Madame Hyde», una reinterpretación de «Dr. Jekyll y Mr. Hyde»

Huppert da vida en «Madame Hyde» a una profesora con una personalidad explosiva
Huppert da vida en «Madame Hyde» a una profesora con una personalidad explosiva - ABC
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Isabelle Huppert suma un título más a la extensa lista de películas (más de 130) en las que ha participado desde que debutó en 1974 con «Les Valseuses». Esta vez la actriz, aplaudida por sus papeles en «Madame Bovary», «El pianista» o «Elle», se pone en la piel de una excéntrica profesora que está a punto de perder su trabajo por no saber gestionar a sus (conflictivos) estudiantes.

P - La película tiene una clara influencia del clásico Dr. Jekyll y Mister Hyde...

R - Por supuesto, pero porque al final hablan de lo mismo. Una persona puede tener dos caras, puede ser blanca y negra, o ser débil y fuerte a la vez.

P - Como sus personajes...

R - Exacto. Madame Géquil es muy tímida, muy débil. Nunca se ha sentido segura de sí misma, y todo sucede esto en un entorno hostil donde, aunque los alumnos no sean del todo problemáticos, sí que son difíciles de manejar y su carácter no le ayuda. Pero por la noche se transforma en esta poderosa mujer, que no deja de ser una fantasía de sí misma, una que se le va de las manos.

P - ¿Es «Madame Hyde» una crítica al sistema educativo actual?

R - No... Al principio, los estudiantes sí son rebeldes, pero a lo largo de la película esto cambia y se centra en esa relación tan especial que Madame Hyde tiene con uno de ellos, al que le inculca lo importante que es tener sed de conocimiento y ser curioso. Aun así, Madame Géquil sí que puede representar metafóricamente la debilidad de algunos profesores. Por suerte, ella cree que tiene una misión y vive por ello, cree que está haciendo el bien.

P - «Madame Hyde» le ha permitido interpretar un personaje femenino con muchos matices. ¿Cree que faltan películas así?

R - Prefiero no opinar sobre eso. He tenido personajes femeninos muy interesantes durante todos estos años. Pero es que los personajes femeninos solían ser más complejos, mientras que los hombres eran siempre los fuertes, los luchadores… Los femeninos se prestan más a la profundidad, a ser más complejos.

P - A lo largo de su carrera ha recibido un sinfín de reconocimientos. ¿Qué le falta?

R - Estoy contenta con lo que he tenido y con lo que voy a tener. No me puedo quejar.

P - ¿Ha pensado en retirarse?

R - No, no. Todavía no. Me quedan muchos proyectos por hacer aún.

P - A lo largo de estos años, ¿en qué cree que ha cambiado el cine?

R - Para mí no ha cambiado en nada. He hecho lo que he querido hacer desde el principio. Incluso sin saberlo, he hecho los personajes que quería hacer. No me he conformado con estar a la sombra de un gran hombre. Pero si quieres hacer algo de calidad, siempre es difícil, aunque quizá ahora lo es un poco más.

P - ¿Cree que tiene algo que ver con la tecnología, las redes sociales...?

R - No puedes escapar de la realidad, pero conozco a gente que vive sin ellas y sigue trabajando igual. Yo solo quiero hacer películas, nada más.

P - Protagoniza el cartel del Festival de San Sebastián. ¿Qué significa este certamen para usted?

R - Estoy muy orgullosa por ello. Es increíble. Es un gran festival de cine. He estado allí dos veces ya y tengo muy buenos recuerdos, especialmente cuando fui con Claude Chabrol, que me dieron el premio Donostia. Es un lugar especial porque está muy cerca de la frontera y al final es como un pequeño trozo de mi país.

P - Y la relación entre Francia y España, ¿ha cambiado?

R - Me alegra poder visitar España o hacer entrevistas con medios españoles porque la conexión entre Francia y España no ha sido siempre la más fuerte. Durante todos estos años, he visitado un sinfín de países para promocionar mis películas y España no siempre estaba entre ellos. De hecho, tardé muchos años en ir a España a trabajar. Ahora la situación está mejorando. Creo que tenemos muchísimo que compartir, hay mucho talento en España.