ES NOTICIA EN ABC

Infiltrado en el KKKlan El nuevo golpe político de Spike Lee

El cineasta afroamericano estrena «Infiltrado en el KKKlan», basada en la historia real de un negro que se coló en la organización racista

Así fue la gala de los premios Oscar 2019

Topher Grace y Spike Lee
Topher Grace y Spike Lee
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Pese al envoltorio de la delirante historia real sobre un policía negro que se infiltra en el Ku Klux Klan, la última película de Spike Lee deja claro que el músculo del director no merma a sus 61 años, ni su compromiso tampoco. Aunque se autoerige como un «contador de historias» y no un «activista político», apunta con intención, dejando claro quiénes son los buenos y quiénes no. «Si eres un artista, y decides que una obra de arte sea apolítica, ya estás tomando una decisión política en sí», reconoció el cineasta.

«¿Puede una obra de arte no recibir críticas por su punto de vista político?», se pregunta el realizador afroamericano, que incluye en el metraje fragmentos de «El nacimiento de una nación», de D. W. Griffith, filme que llegó a comparar con «El triunfo de la voluntad», de la directora pronazi Leni Riefenstahl. Aunque reconoce su aportación en la industria del cine, cuestiona la validez de su vigencia en la historia del séptimo arte, y la acusa directamente de promover la violencia contra la población negra y el resurgimiento del Ku Klux Klan.

«El problema es que, más allá de sus innovaciones técnicas, nunca nos contaron las consecuencias de esta película y todas las agresiones que sufrió el pueblo afroamericano. Creo que hay que contar todas las partes de la historia», criticó. Su mayor enemigo no es, sin embargo, la organización racista que promueve la supremacía blanca. Lee, que acaba de ganar con «Infiltrado en el KKKlan» el Gran Premio del Jurado del Festival de Cannes, señaló sin reparos a Donald Trump, al que se refiere como como «Agente Naranja» en lugar de su nombre, como el verdadero culpable de todos los males de su país. «Es un tipo horrible, el peor presidente de la historia de los EE.UU.», aseguró el director de «Haz lo que debas». Tampoco se olvidó de la «culpa» en la ecuación de Cristóbal Colón, al que calificó de «terrorista». «La historia de Estados Unidos está basada en una mentira. La narrativa y la democracia son una mentira, porque los cimientos de EE.UU. son el genocidio de los nativos y la esclavitud», explicó sin reparos en su visita a Madrid.

Con ritmo pero también con rabia, «Infiltrado en el KKKlan» se burla también de la blaxploitation –movimiento de explotación negra–, que integra estética e ideológicamente en el filme protagonizado por el hijo de Denzel Washington. «Tengo una relación odio con estas películas: dan una oportunidad a los actores negros pero las historias que cuentan, como glorificar a los traficantes de drogas, no me convencen», valoró.