Es Noticia

Ibiza estudia demandar a Netflix por dar una imagen «insultante» y «terrible» de la isla

Desde el archipiélago balear están muy molestos por la apariencia que se exhibe de las islas en «Ibiza»

«Ibiza», la nueva película de Netflix
«Ibiza», la nueva película de Netflix - NETFLIX
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

La pasada semana, Netflix estrenó en su plataforma «Ibiza», su nueva película original dirigida por Alex Richanbach y protagonizada por Gillian Jacobs, Richard Madden, Vanessa Bayer, Phoebe Robinson y Miguel Ángel Silvestre. Una comedia romántica que cuenta la historia de una mujer que llega a la isla española para cerrar un gran negocio, pero que se fascina por la fiesta española y se enamora de un 'disc-jockey'.

El filme, no obstante, no ha parecido gustar en las Islas Baleares. Producido por Will Ferrell y Adam McKay, dos de los referentes de la comedia a nivel mundial, el filme estuvo rodeado de polémica desde el primer minuto, después de que las autoridades ibicencas no permitiesen a la plataforma rodar en la isla por considerar que el guion estaba cargado de estereotipos y que no se adecuaba a la situación real que se vive en Ibiza.

Pese a ello, el título siguió adelante. Fue rodado entre Barcelona y Croacia y se estrenó hace una semana. Y como era de esperar, no ha gustado en las Islas Baleares, que incluso están estudiando demandar a Netflix por «no adecuarse a la cultura» de Ibiza. Como señala «The Hollywood Reporter», desde el archipiélago balear consideran «que la película va demasiado lejos, no solo porque no se ajusta a los paisajes de la isla –al no haber sido rodada ahí–, sino también por la imagen que da de la cultura, la gente e incluso la música» de la isla.

Desde el citado medio se han puesto en contacto con Guenolee Roger, una mujer que creció en la isla y que ahora está al cargo de una empresa de alquileres en Ibiza. «El Ayuntamiento creía que la película daba una imagen terrible de la isla y totalmente opuesta al tipo de turismo que hay en Ibiza. Además, es un problema para los visitantes potenciales. La ciudad es mucho más que solo salir de fiesta», explica Roger. «¿Acaso alguien de los que han sido parte de la película han estado alguna vez en Ibiza?», se pregunta.

En los mismos términos se expresa Johanna Carlson, una organizadora de eventos residente en la isla. «Creo que lo que más está molestando a la gente no es la representación propiamente física que se hace de nuestra preciosa isla, sino el retrato tan increíblemente insultante que se hace de la cultura y de la gente de allí. Básicamente, la película solo muestra un club agobiante, una puesta de sol falsa, calles prácticamente vacías y a dos ciudadanos: un taxista que lleva a las protagonistas a casa a cambio de una canción y de una bebida; y una go-go sin apenas ropa», considera. Por todo ello, y según «The Hollywood Reporter», desde Baleares están estudiando demandar a la compañía.