ES NOTICIA EN ABC

Historias de amor que creó o rompió el propio cine

Muchos actores se han quedado prendados de compañeros de reparto y la magia llegó más allá de la pantalla

Lady Gaga y Bardley Cooper interpretando «Shallow» en la gala de los Oscar
Lady Gaga y Bardley Cooper interpretando «Shallow» en la gala de los Oscar - REUTERS
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

El séptimo arte tiene el poder de mover los sentimientos de los espectadores. Muchas personas terminan emocionadas con las historias que se cuentan en el cine, y eso es gracias, en gran parte, al buen hacer de los actores. Tal es su implicación que, incluso, puede parecer que la ficción es realidad en ocasiones, especialmente cuando se habla de química sentimental.

Esto es precisamente lo que les ha sucedido a infinidad de actores, que, después de un rodaje, han decidido iniciar una relación sentimental con alguien del reparto o que, incluso, se ha llegado a separar de alguien a consecuencia de su trabajo como intérprete. El último caso ha tenido lugar en el triángulo que se formó entre Bradley Cooper, Irina Shayk y Lady Gaga.

Tanto Cooper como Gaga interpretaron unos geniales papeles en la película «Ha nacido una estrella», cinta que les valió hacerse con el Oscar a Mejor Canción por «Shallow». De hecho, el tema lo interpretaron en directo durante la ceremonia de entrega de los premios, en Los Ángeles, y se demostró que su química traspaba la pantalla, al igual que en la cinta.

Esto parece que no agradó en exceso a la entonces pareja del novel director, Irina Shayk, que manifestó en repetidas ocasiones lo descuidada que estaba la relación por parte del protagonista de la cinta. Sin embargo, aunque nunca han existido más que rumores entre el actor y la artista, la top model no consiguió reconducir la relación tras el final del éxito mundial de la cinta de su pareja, y terminaron rompiendo.

Esto no es nada nuevo dentro del mundo de Hollywood, ya que la implicación que ponen los actores en sus obras puede llegar, incluso, a forjar una relación de amor. Si no, que se lo pregunten a Brad Pitt y a Angelina Jolie. Ambos coincidieron en «Sr. y Sra. Smith», y desde entonces se volvieron inseparables. Desde 2005 mantuvieron una relación que, tras once años, terminó llevando a la oscarizada pareja ante el altar. Sin embargo, en septiembre de 2016 la que parecía la indestructible pareja de Hollywood puso punto y final a su matrimonio al anunciarse el divorcio entre ambos por diferencias importantes en la relación.

Otro filme que también unió a una conocida pareja fue el de «Días de trueno». En esta ocasión, la cinta consiguió unir a Tom Cruise con Nicole Kidman. La cinta, estrenada en 1990, consiguió que ambos se conocieran y, un año más tarde, se casaran prácticamente en secreto. Durante la noche de Navidad, en un paraje desconocido en medio de las Montañas Rocosas, la pareja contrajo matrimonio. Posteriormente, adoptaron dos niños, y el divorcio llegó tras once años de casamiento, cuando la educación de los menores entró en juego. Mientras que Kidman pretendía inculcarles unos valores católicos, Cruise prefería que recibieran una educación basada en la Cienciología, lo que llevó al divorcio de la pareja.

Una historia algo diferente fue la de Ben Affleck y Jennifer Garner. Ambos coincidieron en el rodaje de «Pearl Harbor», pero no fue hasta el rodaje de «Daredevil», en la que eran los protagonistas, cuando iniciaron su relación. De forma discreta, comenzaron a conocerse y, de igual forma, se casaron. Tras tres hijos y diez años de matrimonio, la pareja decidió separarse. En un primer momento continuaron compartiendo casa por el bien de los hijos, aunque no mantuvieran sentimientos. Pero, tras dilucidarlo, en 2017 todo estalló y presentaron oficialmente los papeles del divorcio.

De igual forma, una de las relaciones que más titulares encontró fue la que hubo entre Kristen Stewart y Robert Pattinson. Los protagonistas de la saga «Crepúsculo» estrenaron la primera cinta en 2008, y un año después iniciaron una relación que nunca confirmaron. A pesar de sus constantes negativas, la prensa demostró que entre los dos había más que una relación de compañeros de trabajo. Lo que parecía ser casi un cuento de hadas explotó cuando, en 2013, se hizo pública la infidelidad que cometió la actriz con el director de la película «Blancanieves y el cazador». De hecho, la ruptura se hizo oficial y la intérprete mandó un comunicado público pidiendo disculpas de lo que había sucedido, pero Pattinson no aceptó el perdón y terminó con la historia de amor.

Pero la historia más sólida del cine es, además, patria: Penélope Cruz y Javier Bardem. Ambos se conocieron en el rodaje de la cinta «Jamón jamón», pero tan solo hubo un acercamiento profesional entre ambos. Fue gracias a «Vicky, Cristina, Barcelona» que iniciaran una relación de amor. En completo secreto, nada se supo hasta que se casaron en secreto en la isla privada de Johnny Deep, en las Bahamas. Desde entonces, muy poco se ha sabido de su vida privada, que han mantenido siempre en mucho sigilo. Sin embargo, la relación entre Cruz y Bardem parece seguir viviendo un momento dorado y no se ve un próximo final.