ES NOTICIA EN ABC
Lizzie McGuire

Hillary Duff, el icono adolescente que escapó del maleficio de las chicas Disney

La actriz alcanzó la fama demasiado joven y pasó unos años turbulentos tras su repentino éxito

Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

El regreso de Hilary Duff a Disney para encarnar de nuevo a Lizzie McGuire ha sido uno de los bombazos anunciados por la factoría en los últimos días que, en su incipiente plataforma, Disney+, planea acaparar el grueso del público infantil y juvenil haciendo uso, como ya es costumbre en la industria audiovisual, de la nostalgia. En «Lizzie McGuire», la actriz y cantante daba vida a una adolescente que narraba con indudable soltura los problemas típicos de un instituto americano: bailes de fin de curso, animadoras y secretos entre las taquillas que cautivaron a no pocos espectadores que, en España, siguieron la serie a través de Antena 3.

La ficción ideada por Terri Minski fue una de las señas de identidad de Disney Channel durante varios años y su éxito derivó, incluso, en la versión cinematográfica de la historia: «Lizzie SuperStar», que llegó a recaudar 55 millones de dólares a nivel mundial. A Hilary Duff, que desapareció de la parrilla de Disney+ en 2004, le sucedieron en la cadena otros éxitos refrendados por legiones de fans, como «Hannah Montana», encarnada por la popular Miley Cyrus o «Los magos de Waverly Place», serie que encumbró a Selena Gómez. Como ellas, Duff también probó suerte en el mundo de la música y, aprovechando el tirón de la ficción de Disney Channel, lanzó el disco «Metamorphosis», con el que consiguió el certificado triple platino y salió de gira por todo Estados Unidos, pero cuya evolución no pasó a mayores y no proporciónó a la joven una carrera solvente en la industria musical.

Cuando cumplió 16 años, la vida de la actriz comenzó a desestabilizarse y fue de sobra conocida su enemistad con Lindsay Lohan, un odio que saltó al plano profesional y desató una ardua rivalidad entre ambas que ganó la pelirroja: Lohan confirmó su ventaja cuando se convirtió en la protagonista de «Confessions of a Teenager Drama Queen», un papel que originamente había sido escrito para que lo interpretara Duff.

Esto supuso un duro golpe para la actriz, que cayó en una profunda depresión cuando terminó su relación con Aaron Carter. «Sentía que me moría, comencé a comer un poco más y de pronto, me vi con algunos kilos extras. Me obsesioné con mi peso», explicó años después. En 2005 Duff cayó en las garras de la anorexia: perdió peso, se desmayaba y se enfermaba constantemente. Los paparazzis estaban al tanto para fotografiar cualquier cambio en su aspecto físico, que copaba titulares en revistas.

En esa época la actriz conoció a uno de los músicos más populares del momento, Joel Madden, el vocalista de Good Charlotte. Su relación no duró mucho y no le sirvió a Duff para superar su anorexia, cada vez mñas patente. En 2006 la pareja se rompió y Duff cayó de nuevo en depresión y volvió a los excesos. Pero no le duró mucho la recaída, porque en 2007 empezó a salir con Mike Comrie, un famoso jugador de hockey.

Una nueva vida

«Ahí cogí las riendas de mi vida», contaría Duff más tarde. «Si a los 16 había vendido siete millones de discos, pensé que también podría librarme de la anorexia fácilmente». La actriz recuperó su vida normal y empezó a hacer cosas nuevas: «Diseñaba ropa para DNKY, tengo varias Barbies en mi honor, mi perrita Lola y yo aparecimos el videojuego "The Sims" y tenía un esposo guapo y cariñoso. Entonces, ¿por qué no ser yo misma?».

Al cabo de dos años de matrimonio Duff se quedó embarazada de Luca, nacido en 2012. «Soy fuerte, estoy en forma y me siento bien conmigo después de haber tenido a mi bebé», contó la actriz. Su idilio con Comrie terminó en 2014 y Duff se convirtió desde entonces en una madre soltera responsable y luchadora.

«Algunos amigos me dicen, ‘Dios, debe ser maravilloso, puedes descansar de tu hijo porque lo compartes», contó a la revista Redbook, «estoy divorciada, eso apesta. Bueno, al principio apestaba bastante más, ahora es algo normal. Pero es verdad, puedo descansar». En aquella entrevista reconocía que, pese a estar familiarizada con la aplicación de citas Tinder como dejó claro en el videoclip de «Sparks», no estaba siendo fácil encontrar pareja: «Salgo con mis amigas y veo que todas las opciones son terribles ¡Atraigo a los señores mayores!».

Tras una época de sequía en 2017 empezó a salir con el músico Matthew Koma, de cuya unión nació el pasado 25 de octubre una niña llamada Banks Violet. Ahora, Duff lleva una vida tranquila aunque no tan exitosa como en su época juvenil. Es más que posible que su regreso a la casa de Walt Disney vuelva a reportar a la estrella la fama que tuvo en su adolescencia. Atrás quedaron los años difíciles y alocados de una niña que creció demasiado rápido y antes de cumplir los 20 ya estaba en la cumbre de la fama mundial.