Es Noticia
«Ola de crímenes»

Gracia Querejeta: «Es muy difícil que la industria se equilibre con personas de 50 años»

La veterana directora se enfrenta a su nueva película, la primera en la que el guion no es propio

Gracia Querejeta, junto a Maribel Verdú, en la premier de «Ola de crímenes»
Gracia Querejeta, junto a Maribel Verdú, en la premier de «Ola de crímenes» - MAYA BALANYA
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Gracia Querejeta se pone a prueba con «Ola de crímenes», la primera película que dirige en la que el guion corre por cuenta ajena. La historia de Luis Marías inunda de cadáveres Bilbao por «culpa» de Leyre (Maribel Verdú), una madre dispuesta a todo con tal de que no se sepa que su hijo ha asesinado a su padre (Luis Tosar), un empresario con negocios turbios. Mientras, Juana Acosta y Paula Echevarría, las villanas de este enredo, hacen todo lo posible para que Leyre cargue con el muerto en un filme en el que también aparecen Javier Cámara y Raúl Arévalo.

P - ¿Ha sido «Ola de crímenes» un reto?

R - Ya había hecho algunas películas con ciertos tintes de comedia, pero, evidentemente, la gran novedad es que el guion no es mío. Me sentí muy cómoda en cuanto leí la primera versión. Conecté muy bien con el sentido del humor que tiene la película y también con las partes más duras y más oscura que tiene. Estas cosas son muchas veces de piel. Son como los novios o conectas o no conectas. Y a mí, desgraciadamente, me habían llegado anteriormente guiones con los que no conectaba nada en absoluto, y eso que eran textos que tenían más que ver con mi cine.

P - ¿Cuál fue la primera impresión que le dio esta historia tan peculiar?

R - Probablemente pensé eso, que la historia es un poco peculiar. Hay que tener bemoles para enfrentarse a algo así. Pero creo que tenía algo que me animaba y que es que lo que ocurre es muy real. Todas son cosas que ocurren: parricidios, suicidios, asesinatos, corruptelas, malversación, engaños… Son cosas que son cercanas. Están todos los días en los periódicos y sabemos que suceden a nuestro alrededor. La comedia, a pesar de ser muy extrema, tiene los pies bien asentados en el suelo. Para mí, hubiese sido muy difícil hacer una comedia espacial, creo.

P - Y también tiene una madre coraje.

R - Y todos conocemos a una madre que defiende a su hijo por encima de cualquier cosa y es capaz hasta de morir porque su hijo se salve.

P - Maribel Verdú, Juana Acosta, Paula Echevarría… La película reúne mucho carácter femenino.

R - Nos hemos tirado a arañarnos, a tirarnos de los pelos, nos hemos puesto zancadillas… (ríe) Son gente muy coherente y actrices muy profesionales. Cuando trabajas con gente que sabe dónde tienen que estar, es una gozada. Encima íbamos allí y organizábamos cenas. Nos hemos llevado genial, y encima rodando en exteriores, que es una maravilla. Porque, al final, cuando ruedas en Madrid todo el mundo sale despedido porque está deseando llegar a su casa.

P - Los personajes también tiene mucho carácter.

R - Lo que ha hecho Luis (Marías) es colocar roles que hacen cosas muy masculinas en personajes femeninos muy femeninos. Es algo que dejó claro desde el principio. No quería cutreces, quería que fuese elegante.

P - ¿Qué le falta al cine español para que sea igualitario?

R - (Rechista) El problema está en la parte técnica. Hay casi más productoras que directoras. No sé por qué esto, no tengo ninguna respuesta. Es una cosa que me pasa como a Maribel, que me preguntan si se está quedando sin papeles. Pues no, tiene más o igual. Yo no he tenido que sufrir el no poder trabajar por ser mujer, al menos que yo haya sido consciente. Pero existe y sucede porque si mis compañeras protestan es por algo. Hay un 12% de mujeres solamente dirigiendo. Pero ¿quién me ha llamado a mí? Mediaset. Mediaset es una empresa poderosísima. A lo mejor es que todo este ajetreo que está habiendo les ha hecho plantearse «no llamamos nunca a mujeres para dirigir». Pues puede ser, pero habría que preguntárselo a ellos. Yo no lo he hecho.

P - ¿Ha visto que lo haya sufrido alguna compañera de generación?

R - Vengo de una generación en el que las chicas dirigiendo éramos cuatro: Icíar Bollaín; Chus Gutiérrez; Mónica Laguna, que desapareció; Azucena Rodríguez, que ha hecho muy poquito… Éramos muy pocas. Si comparamos con los noventa claro que hay muchísimas más. Fue el otro día, cuando fuimos a presentar la película a la facultad, cuando vi que en la generación de los que tienen ahora 20 años y están comunicación audiovisual se empieza a notar un poco que la cosa se empiece a equilibrar. Es muy difícil que lo se equilibre en personas de 50 años.

P - ¿Qué consejo les daría a esta nueva generación?

R - Que empiecen desde abajo. Tienen que aprender mucho.