ES NOTICIA EN ABC

Fernando González Molina: «Las críticas me han hecho mucho daño en mi carrera»

El director navarro acaba de estrenar «El guardián invisible», la esperada adaptación del «best seller» de Dolores Redondo

Fernando González Molina , en la presentación de «El guardián invisible»
Fernando González Molina , en la presentación de «El guardián invisible» - EFE
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Fernando González Molina ya no lee las críticas de sus películas hasta dos semanas después del estreno. «Me han hecho mucho daño en mi carrera. En mi caso hay una dicotomía entre la gente que va a verlas, que es mucha y les gusta, y la mayoría de los críticos, a los que no», confiesa a ABC. Pero si nos atenemos a la opinión de, posiblemente, la voz más autorizada para hablar de su último filme, Dolores Redondo, autora del best seller cuya adaptación al cine estrenó este viernes el director navarro, «El guardián invisible», no debería preocuparse: «La vi sola en una sala enorme de Barcelona y tuve la sensación de que era muy fiel a la novela, a excepción de los cambios necesarios para dotarla de acción en la pantalla. En muchas escenas consiguió transmitirme las mismas sensaciones de miedo, sorpresa y conmoción que yo había experimentado al escribirlas. Fue gratificante volver a asustarme con lo que yo había creado hace tiempo. En imágenes, la historia también resultaba bestial, muy directa», asegura.

[Crítica de «El guardián invisible» (***): Adaptación casi redonda]

González Molina tuvo claro que quería convertir en película el primer libro de la «Trilogía del Baztán» —un fenómeno literario que ha triunfado en más de 30 países de todo el mundo, vendiendo más de un millón de ejemplares— desde el momento en que la compró, de casualidad, en el aeropuerto de Barajas, a punto de partir hacia Colombia para rodar «Palmeras en la nieve». «Lo devoré enseguida, sin tener ni idea de quién era Dolores Redondo. Tan solo me interesó que la trama transcrurría en el valle del Baztán, que era una novela negra y que estaba escrita por una navarra, como yo», recuerda el director sobre esta escritora superventas que acaba de ganar el Premio Planeta con su última obra: «Todo esto te daré».

Tráiler de «El guardián invisible»

A partir de ahí, los astros se alinearon cuando el director navarro preguntó a sus productores habituales, planteando la posibilidad de llevarla al cine, y se enteró de que el famoso productor alemán Peter Nadermann Millennium»), que había comprado los derechos antes incluso de se publicara la novela, se había puesto en contacto con ellos en busca de un director para coproducir la película en España con ellos. «Hasta ahí yo no tenía ni idea del libro ni su repercusión y tampoco era el fenómeno que es ahora. Además, “El guardián invisible” no tiene nada que ver con las otras adaptaciones que yo había dirigido antes, pero debe ser que tengo ojo clínico para los libros que le gustan a mucha gente y que mis gustos se sitúan en el mismo lugar que el espectador medio», explica González Navarro sobre esta novela negra que ya ha superado las 60 ediciones de su versión original, llegando a países como Estados Unidos, Inglaterra, Australia, Alemania, Suecia, Corea, Francia o Italia, y que ya va por la número 12 de la edición de bolsillo.

«Hay treinta y pico millones de españoles que no han leído la novela y que espero que vayan al cine»

Parece impensable que la adaptación del director navarro no vaya a arrastrar parte del éxito literario. «El que se hayan vendido tantos libros será, evidentemente, un apoyo fenomemal, porque habrá un montón de gente con ganas de ver la película. Pero hay otros treinta y pico millones de españoles que no la han leído y que espero que vayan al cine», expresa González Molina, que asegura no haberse puesto, a pesar de ello, en la piel de los lectores en ningún momento: «Yo con quien tengo que ser fiel es con lo que cuenta la novela, que está clara, la respeto y me encanta. Ni con quienes la leyeron, ni con quien la escribió ni tampoco con los que la editaron».

En este sentido, no le importaba cambiar cosas del libro mientras fuera fiel a la esencia de la historia, a sus hitos y, sobre todo, a las motivaciones de los personajes que creó Dolores Redondo. «La película debía ser poderosa, contundente y tener a la vez una mirada propia, que no fuera una mera ilustración de las escenas de la novela sin ningún interés cinematográfico. El lenguaje es distinto y, por lo tanto, tienes que ser muy infiel al detalle. La idea es que el lector, cuando salga del cine, piense: "Ha sido muy fiel". Pero que si luego compara cada secuencia del filme con las páginas del libro, descubra que no lo ha sido en absoluto», explica.

Profundamente femenino

A pesar del éxito literario, Fernando González Molina no las tiene todas consigo con este thriller de algo más de cuatro millones de euros de presupuesto, en el que llueve durante casi todo el metraje: «La película tiene todo lo que un productor te dice que tienes que evitar para que el presupuesto no se incremente, como la lluvia y los plano de noche, que lo encarecen todo mucho. De todas formas, lo tenemos medido y no llueve tanto como en "Seven"». Según el director, «"El guardián invisible no está en la corriente de los thrillers que se están haciendo últimamente en España. Principalmente, porque es profundamente femenino, cuando casi todos los que se ruedan aquí son masculinos y llenos de testosterona».

Marta Etura, es una de las escenas de «El guardián invisible», como Amaia Salazar
Marta Etura, es una de las escenas de «El guardián invisible», como Amaia Salazar- ABC

Para empezar, la protagonista es una mujer, algo no muy habitual en los últimos títulos de este género. Marta Etura se mete en la piel de la famosa Amaia Salazar, una inspectora que debe regresar a su Elizondo natal, de donde huyó en su juventud a causa de una serie de traumas familiares, para investigar una serie de asesinatos y, al mismo tiempo, enfrentarse a sus propios fantasmas. «Esa era la gran dificultad del filme, plasmar todo ese monólogo interior de la protagonista que en el libro tiene mucho peso, a través de la interpretación de Marta sin voz en off que lo explique», comenta.

Ya desde en el rodaje el mismo director reconocía a ABC se planteó esta adaptación como el primer paso para llevar al cine toda la trilogía de Dolores Redondo. Por eso, entre los cambios que decidió introducir en esta primera parte fue «adelantar elementos de la segunda novela para generar esa sensación de saga».

¿Eso significa que ya ha firmado el contrato para dirigir también «Legado en los huesos» y «Ofrenda a la tormenta»?. «No está firmado todavía, dependerá de cómo vaya en taquilla “El guardián invisible”, claro, pero ya estoy trabajando en los guiones a la vez», advierte.