ES NOTICIA EN ABC

El feminismo en los dibujos de Pixar y la doble moral

En las últimas producciones de Pixar, las mujeres han asumido por fin el papel protagonista, pero detrás de los proyectos las directoras siguen siendo minoría

Woody miar a Bo Peep, la heroína de la cuarta entrega de Toy Story
Woody miar a Bo Peep, la heroína de la cuarta entrega de Toy Story
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Si Walt Disney creó un imperio sobre las orejas de Mickey Mouse, John Lasseter se inventó el futuro de la animación de la mano de Pixar. Suyo fue el primer corto de la compañía, «Luxo Jr.», apenas dos minutos de cine digital que convirtieron a ese flexo en símbolo y emblema de la compañía. Todavía era 1986, y le faltaban nueve de duro trabajo para conseguir que los ordenadores permitieran dar vida a unos muñecos.

Con «Toy Story» logró el premio especial de los Oscar por su contribución a la técnica y, lo más importante, creó un sistema de producción de animación que traería joyas como «Bichos, una aventura en miniatura» (1998), «Toy Story 2» (1999) o «Cars» (2006), todas bajo su dirección. Además, Lasseter ha participado como cerebro y productor ejecutivo del resto de películas de Pixar, entre otras «Ratatouille» (2007), «Los Increíbles» (2004), «Buscando a Nemo» (2002), «Del revés (Inside Out) (2015) o «Coco» (2017). Sin embargo, en noviembre de 2017, en plena ola del #MeToo, Lasseter dio un paso al lado tras varias denuncias por acoso sexual por parte de sus compañeras. ABRAZOS

Una renuncia que coincidió con el viaje que Pixar -junto con Disney- había iniciado años antes, en el que los personajes femeninos empezaron a asumir los papeles que la animación clásica les había hurtado. Las princesas que esperaban a su príncipe salvador comenzaron a pelear como heroínas. Ahí están «Brave (Indomable)» (2012) o su amiga de Disney, «Frozen» (2013). Pero la fuerza de las mujeres no solo se evidenció con las princesas. Como en «Los Increíbles 2», donde la madre es la verdadera protagonista.

Sin embargo, en el seno de Pixar nota fuera de la pantalla en una compañía donde, tras 22 películas, solo una mujer ha dirigido: fue Brenda Chapman, en «Brave», y como miembro de un equipo de dirección en el que había dos compañeros.