ES NOTICIA EN ABC

Del éxito del videojuego al ridículo en el cine: las peores adaptaciones

El anuncio de un nuevo «reboot» de Resident Evil nos recuerda otros videojuegos que saltaron a la gran pantalla

Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

«Super Mario Bross» (1993)

«Super Mario Bross» (1993)
«Super Mario Bross» (1993) - REX

La primera de las cintas que se recogen en este listado es «Super Mario Bross», del año 1993. Esta producción lo único que tiene en común con la saga de videojuegos es el nombre de sus protagonistas, ya que el resto poco tiene que ver con las aventuras del fontanero rojo. Fue, además, la primera apuesta por adaptar un videojuego de éxito a la gran pantalla, y el experimento resultó ser un desastre.

La mayoría de fans prefirieron olvidar la cinta, protagonizada por Bob Hoskins en el papel de Mario. De hecho, incluso afirmó que era lo peor que había hecho hasta la fecha, y motivos no le faltaban.

«Street Fighter, la última batalla» (1994)

«Street Fighter, la última batalla»
«Street Fighter, la última batalla» - COLUMBIA PICTURES

Considerada como una de las peores películas del año 1994, «Street Fighter, la última batalla» supo sobrecoger a los seguidores de los videojuegos y a los espectadores de la cinta por partes iguales. Es curioso que fuera un éxito en taquilla a pesar de la mala popularidad, recaudando tres veces más que el presupuesto con el que contó la cinta.

Dirigida por Steven E. De Souza, contó con Jean Claude Van Damme, Raúl Julia y Kylie Minogue entre su elenco. Uno de los grandes problemas los reptió de lo sucedido en el año anterior con Mario Bros, y es que decidió utilizar a los personajes originales del videojuego, pero desvinculándolos de la trama y las historias originales.

«Silent hill: revelation» (2012)

«Silent hill: revelation» (2012)
«Silent hill: revelation» (2012) - LIONSGATE

La cinta «Silent hill: revelation», de 2012, fue la segunda entrega cinematográfica de la historia nacida en la pantalla de las consolas de «Silent hill». La primera película, datada del año 2006, logró ser un auténtico éxito de taquilla y crítica, al saber unir las tramas de los dos primeros juegos.

Sin embargo, tras seis años de espera, esta deseada segunda parte se convirtió en un fracaso. No consiguieron trasladar la historia del tercer videojuego a la cinta, y tan solo logró recaudar 50 millones de dólares.

«Double Dragon» (1994)

Escena de «Double Dragon»
Escena de «Double Dragon»

Fue uno de los videojuegos de Konami que más éxito tuvo. Creado para las recreativas arcade allá por 1988, fue una de esas magníficas máquinas en las que muchos jugaron en aquellos salones donde la juventud echaba las horas en los ochenta y noventa.

Sin embargo, la película era, por decirlo suavemente, un verdadero desastre. Dirigida por James Yukich, que estuvo 19 años sin volver a dirigir nada, narra un ficticio mundo sumido en el caos donde la Policia sólo patrulla durante el día, la noche pertenece a las bandas y al crimen organizado. Koga Suko es un empresario que desea el poder absoluto, para lograrlo debe reunir los dos fragmentos del doble dragón para formar un amuleto que le otorgará grandes poderes. Lo malo es que una parte del amuleto está en poder de los hermanos Lee, dos expertos en artes marciales que se ganan la vida peleando. Pero esta no es la única amenaza para Suko; también debe enfrentarse a los Power Corps, un grupo que lucha para devolver la seguridad a las calles.

Viendo el tráiler, con esa versión discotequera de Carmina Burana, uno se hace la idea de la abominacion que va a ver en pantalla.

«Alone in the Dark» (2005)

Escena de «Alone in the Dark»
Escena de «Alone in the Dark»

Antes del auge de las consolas de nueva generación, Alone in the Dark era un videojuego mítico por la calidad de su historia. Tenía toda la pinta de ser el que más fácilmente se pudiera adaptar a la pantalla, y sin embargo el resultado es uno de los que más defraudó a los fans de todo el mundo.

Con un reparto encabezado por un decadente Christian Slater rodeado de actores semidesconocidos, y bajo la dirección de Uwe Boll, creador de alguna de las peores películas de terror de la historia, el resultado no podía ser bueno. El problema es que, incluso con unas expectativas tan pésimas, el acabado fue peor.

La sinopsis es la siguiente: Siendo un niño, Edward Carnby (Christian Slater) tuvo una experiencia que le marcó para siempre; una prueba irrefutable de la existencia de otro mundo, siniestro y aterrador. Por ese motivo, Edward acabó convirtiéndose en investigador de lo paranormal, un detective privado especializado en casos relacionados con fenómenos supernaturales inexplicables. Ahora, el misterioso pasado de Edward está a punto de convertirse en el caso más peligroso al que se ha enfrentado jamás. De forma misteriosa, hasta 19 personas que crecieron en el mismo orfanato que él han desaparecido.