ES NOTICIA EN ABC

El español Ramón Salazar encandila a la crítica de Berlín con «La enfermedad del domingo»

La nueva película del director español, que se estrena el viernes, competía este martes en Panorama y está protagonizada por Bárbara Lennie y Susi Sánchez

Susi Sánchez, Ramón Salazar y Bárbara Lennie, en el photocall de Berlín - EFE
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

La crítica de Screen, una de las más prestigiosas del sector audiovisual, lo deja muy claro: «La programación de la película en la sección Panorama en lugar de en la sección oficial nos deja perplejos». Un par de párrafos antes, califica la cinta como «exquisita». Es solo una de las reacciones de la prensa internacional ante la que, probablemente, se convertirá en una de las películas españolas del año. El director Ramón Salazar, que ya fue seleccionado para competir en Berlín con 'Piedras', allá por el año 2002, regresa al festival que lo lanzó al mundo del cine con «La enfermedad del domingo», una fría y estilosa historia de dos mujeres que, en un duelo interpretativo de altura, se reprochan décadas de distancia.

«Quería contar la historia de cómo un personaje como el de Susi Sánchez», una de las protagonistas, «que se ha construido una armadura social, se enfrenta a una convivencia de 10 días con Bárbara Lennie», que interpreta a su hija, «y eso que ella vive como un castigo, se convierte en el mayor de los actos antisociales». Son palabras de Salazar, que escribió el guión durante dos años junto a Sánchez, porque lo único que tenía claro para la película era que tenía que estar encabezada por esta veterana actriz de teatro. Lennie se incorporó al elenco a través de un casting. «No hablé apenas con ella», reconocía Salazar, «pero ya supe que conseguiríamos grandes cosas».

La rueda de prensa en la Berlinale ha dejado claro el amor de la prensa por la película, que llega este viernes a los cines. Las actrices, que han pasado la jornada lanzándose miradas de complicidad, son ya casi madre e hija fuera de la ficción. «La película estaba muy escrita y hemos sido muy respetuosas con el texto porque nos gustaba mucho», decía Lennie en conversación con ABC. Un guión que cuenta cómo la madre y la hija se aíslan en una cabaña para reparar las heridas del pasado. O quizá para reabrirlas. Casi un único espacio, asfixiante. «Teníamos una secuencia de pensamiento interno constante, ese es el camino para no perderte. Nuestros personajes están todo el tiempo viviendo un volcan interno, constante, y eso creo que se transmite en la pantalla», añadía Sánchez.