ES NOTICIA EN ABC
Festival de Sundance

El español que conquistó a Robert Redford desmitificando el matriarcado de Galicia

Álvaro Gago dirige «Matria», el corto gallego que ha ganado el gran premio del jurado del Festival de Sundance

Fotograma de «Matria», dirigida por Álvaro Gago
Fotograma de «Matria», dirigida por Álvaro Gago
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

El Festival de Sundance es mucho más que un certamen indie. Fundado en la década de los ochenta por Robert Redford para apoyar proyectos más allá de las exigencias del mercado, dio a conocer al mundo a cineastas de la talla de Quentin Tarantino, Todd Haynes o Steven Soderbergh. Cantera de películas de culto, ha consagrado filmes como «Donnie Darko», «Pequeña Miss Sunshine», «Memento» o «Las vírgenes suicidas».

Centrado en «traer nuevas voces al mundo», Sundance desmuestra ahora que no entiende de barreras premiando «Matria», del vigués Álvaro Gago, reconocido con el gran premio del jurado en la categoría de cortometraje. Un galardón que corona un exitoso recorrido por festivales, sumándose al logrado en la pasada Seminci y en el Festival Internacional de Cine de Alcalá de Henares. «Las emociones que sentimos frente a una pantalla son comunes a todos. El escenario puede ser diferente y las personas pueden hablar en otra lengua, pero todos nos podemos identificar con la negación, la vergüenza, la soledad, el miedo, la adrenalina... el cine es un espejo en el que nos reconocemos constantemente», tercia el director en una entrevista a ABC.

A través de una historia local pero «universal», el filme pretende desmitificar la idea de que Galicia es un matriarcado. «Es una leyenda falsa y es necesario que la verdad se imponga para seguir avanzando», aclara el vigués. «Matria», que se impuso frente a los más de sesenta cortos que se proyectaron en el certamen, cuenta la rutina de una mujer con un empleo precario y poca comunicación con su marido. «En este mundo tan acelerado no está de más pararse cada cierto tiempo para observar, pausadamente, la vida en su día a día», explica Gago, más proclive al arte «que no subestima al público» que a la espectacularidad de los efectos especiales. «El cine de lo cotidiano está lleno de autenticidad y carece de artificios», cuenta.

El consejo de Robert Redford

Además del reconocimiento, Gago se llevó algo más de Sundance. El mismísimo Robert Redford se dirigió a un grupo de directores entre los que se encontraba para motivarlos: «Nos dijo que no nos preocupásemos si sentíamos miedo, que era normal, que él también se había sentido así. Y que íbamos a recibir muchos “noes” en nuestra carrera pero que teníamos que ser tenaces y confiar en nuestro trabajo».

Pero ni un premio de esta categoría ni el consejo de Redford descentran al joven cineasta, ya inmerso en tres proyectos: un corto rodado en Vigo, el guión de su primer largometraje y el montaje de un documental sobre la figura del hispanista irlandés Ian Gibson.