Es Noticia

De esclavos a estereotipos, así ha reflejado la ficción los problemas raciales

Al hilo de «Déjame salir», repasamos series y películas que han abordado el tema de la brecha racial en EE.UU.

«American Crime Story: The People v. O. J. Simpson» relata la historia real de uno de los juicios más polémicos y mediáticos de la historia
«American Crime Story: The People v. O. J. Simpson» relata la historia real de uno de los juicios más polémicos y mediáticos de la historia
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Escena de «Queridos blancos»
Escena de «Queridos blancos»

En los últimos años, las series y el cine han profundizado en una de las heridas abiertas que sigue escociendo en la sociedad estadounidense. Un ejemplo es la producción de Netflix «Queridos blancos» (basada en el filme independiente «Querida gente blanca») que transcurre en una ficticia universidad perfectamente integrada y con un rector negro; pero no solo interroga los prejuicios blancos sino las diversas formas de vivir su identidad racial, cultural, sexual, de los estudiantes de color.

Incluso una serie más amable como «Black-ish» se adentra en los prejuicios a los que aún deben hacer frente una acomodada pareja de padres trabajadores, de una manera que no se recuerda en otras series de familias negras de clase media o alta, como la de Bill Cosby o «El príncipe de Bel-air».

Esta nueva sensibilidad sobre la propia identidad muestra un racismo que ya no es el de los linchamientos y la segregación, que han evocado también hace bien poco películas como «Doce años de esclavitud», de Steve McQueen o «Django desencadenado», de Quentin Tarantino, sino que hablan de una experiencia cotidiana que en vez de irse dejando atrás parece haberse reanudado tras unas décadas de conquistas civiles que parecían irrenunciables.

Escena de «Django desencadenado», de Quentin Tarantino
Escena de «Django desencadenado», de Quentin Tarantino

En este contexto, no deja de ser irónica la rememoración esta pasada temporada del caso de O. J. Simpson por partida doble en un documental y una miniserie de ficción, ambos memorables: un caso de asesinato tan claro que parecía ganado para la fiscal se revirtió cuando el astuto abogado defensor convirtió a Simpson, un ídolo deportivo millonario con nulo historial de defensa de su comunidad, en presunta víctima de una conspiración policial del departamento de Los Ángeles, cuatro de cuyos miembros acababan de apalear a Rodney King, uno de los casos que reabrió la brecha racial en EE.UU.

Fotograma de «Queridos blancos»
Fotograma de «Queridos blancos»