ES NOTICIA EN ABC

Las escenas violentas de películas y series que Netflix hubiera eliminado (o podría hacerlo)

Tras el veto a «Por trece razones» y la supresión del tabaco en sus proyectos, varias de las secuencias más recordadas de la televisión y la gran pantalla no parecen tener cabida en la multinacional de entretenimiento

Negan, con su bate Lucille en una de las secuencias más impactantes de «The Walking Dead»
Negan, con su bate Lucille en una de las secuencias más impactantes de «The Walking Dead» - AMC
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

En las últimas semanas, Netflix ha decidido meter la tijera a varios proyectos de su catálogo para hacerlos más adecuados para la audiencia. Por no entrar demasiado en «spoilers», eliminó una secuencia de suicidio en su serie «Por trece razones» y censuró otra escena homosexual del anime «Neon Genesis Evangelion». Aparte de ello, el gigante audiovisual también ha decidido suprimir el tabaco de todas sus series. A partir de ahora, los protagonistas de sus proyectos no aparecerán fumando y además, Netflix cortará escenas de series y películas de su catálogo en las que los personajes comparezcan con cigarros, puros y similares.

La censura, así las cosas, ha llegado a la plataforma y se espera que sean más los proyectos afectados en los próximos meses, con la vista puesta en emitir contenidos de manera más responsable. En ese aspecto, no sería descabellado pensar en escenas que podrían verse suprimidas del catálogo de la compañía por su violencia explícita. Algo que sucede, por ejemplo, en películas como la sangrienta «Hostel», de Eli Roth y disponible en Netflix, donde también está «American History X», filme protagonizado por Edward Norton. También en algunas series, como las aclamadas «The Walking Dead» («¡Lucile dame fuerzas!») y «Vikingos», tienen lugar escenas de lo más sádicas –quizá la más dura de ellas, de hecho, sea la que ilustra este texto–. Lo mismo pasa con «Élite», la ficción española de Netflix y en la que también se muestran escenas duras.

En ese aspecto, a día de hoy sería impensable ver en la plataforma varias de las películas más polémicas de los últimos años. Sucede, por ejemplo, con las dos versiones de «Funny Games», el sanguinario y violento largometraje de Michael Haneke. Lo mismo ocurre con «El ciempiés humano», calificada en su momento por «Entertainment Weekly» como «una de las películas más desagradables de la historia».

En la misma línea están otras películas igual de explícitas, como la terrorífica «Mártires» o la aclamada «Misery», una de la cintas de culto más aclamadas de las últimas décadas. Algo similar a lo que pasa con «Escupiré sobre tu tumba», un largometraje de lo más sádico y violento y que tampoco tendría cabida en ese hipotético Netflix... en el que tampoco estarían dos de las sagas «slasher» más destacadas de los últimos lustros: «Destino final» y «Saw». De hecho, ninguna de las ocho películas de la saga dirigida por James Wan está disponible en la plataforma. De «Destino final», por su parte, solo está la quinta y última en Netflix.

Tampoco está en la multinacional de entretenimiento «La pasión de Cristo», aquel controvertido largometraje de Mel Gibson y protagonizado por Jim Caviezel, que no tenía reparos en mostrar todo tipo de secuencias, algunas de las cuales casi imposibles de mirar. Y hablando de cintas polémicas, no hay que olvidar a «Trainspotting» y su tratamiento de las drogas y las adicciones. Un tema de lo más sensible y que también es central en «Requiem por un sueño», la exitosa película de Darren Aronofsky que protagoniza Jared Leto. Como no podía ser de otro modo, ninguna de las dos están en la plataforma. Tampoco está la apocalíptica serie «The Terror», una de las ficciones más destacadas del pasado año y que, entre otras cosas, muestra a sus protagonistas devorándose entre ellos. Ni «Juego de Tronos», que de mano de HBO sigue siendo una de las series más aplaudidas de todos los tiempos a pesar de sus polémicas secuencias de sexo y violencia explícitos.