ES NOTICIA EN ABC
Cine 90´s

Los efectos especiales en los 90: de la torcedura de cuello de Meryl Streep a la vuelta a la vida de Brandon Lee

Los avances en la técnica del CGI no llegaron hasta hace casi tres décadas, con cintas como «Parque Jurásico»

«Terminator 2», «Space Jam» y «La muerte os sienta bien», son algunas de las películas que utilizaron CGI en la década de los 90.
«Terminator 2», «Space Jam» y «La muerte os sienta bien», son algunas de las películas que utilizaron CGI en la década de los 90. - Montaje ABC Play
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Las imágenes creadas por ordenador cambiaron la historia del cine. Para la mayoría, una sesión de cine significa unas horas de evasión de la realidad, pero ¿alguna vez te has preguntado por el trabajo que hay detrás algunas de nuestras escenas favoritas? Las siglas CGI pueden resultar indiferentes para la mayoría, pero hacen referencia a «imágenes creadas por ordenador», diseñadas a través de softwares con los que se pueden agregar elementos a la imagen o dar vida a personajes animados. El realismo y la espectacularidad que proporciona la ayuda de elementos digitales, hacen imprescindible su uso en las producciones cinematográficas contemporáneas.

La animación a partir de imágenes digitales comenzó en la década de los 70, con superposiciones de imágenes en 2D. En 1972, Ed Catmull y Fred Park, los cofundadores de Pixar, crearon el primer prototipo de una mano en tres dimensiones, a partir de un programa de ordenador que hoy en día resultaría de lo más básico, pero supuso la primera piedra para el avance tecnológico en efectos digitales. Año tras año, los mejores creativos trabajaron en perfeccionar la técnica y, en 1978, llegaron las primeras imágenes en 3D, dentro de la película «Futureworld». Los avances más notables no llegaron hasta la década de los 90, cuando el mundo del cine fue testigo del mágico momento, en el que salieron en pantalla dinosaurios de una manera absolutamente realista, en «Parque Jurásico» de 1993.

Películas tan premiadas y mágicas como «Avatar», ver de una forma tan espectacular las aventuras de los superhéroes como en «Vengadores: Endgame» o que en «Fast and Furious 7» haya vuelto a la vida el personaje del fallecido actor Paul Walker no habría sido posible sin los grandes avances tecnológicos de los 90. Te dejamos con la selección de las películas con imágenes creadas digitalmente que consiguieron revolucionar el panorama del séptimo arte.

«Casper» (1995)

El fantasma amigable fue el primer personaje principal creado completamente por ordenador en una película. La cinta coproducida por Spielberg, utilizó la tecnología más avanzada de la década. Los productores hicieron un despliegue mayor en medios digitales, comparados con los de la primera entrega de «Parque Jurásico», estrenada dos años antes. Los artistas de efectos especiales pasaron dos años preparando el proyecto, plano a plano. Tanto es así que una sola escena de una conversación entre Cathy (Ricci) y Casper, tardó ocho meses en crearse y solo duraba 90 segundos del total del celuloide.

«Casper» se lanzó a las pantallas en 1995, protagonizada por Bill Pullman («The Sinner»), una jovencísima Christina Ricci (Miércoles en «La familia Addams») y Devon Sawa («Destino final») como el fantasma Casper, aunque este solo aparece al final de la cinta y la voz del agradable espectro la puso otro actor. Para lograr realismo en las animaciones, primero modelaron a los fantasmas en resina: Látigo, Tufo, Gordy y Casper, y luego crearon moldes para poder reproducirlos con más facilidad. Los primeros prototipos fueron utilizados como base para las imágenes tridimensionales creadas por ordenador.

Como curiosidades, en el rodaje los actores no tenían una guía para imaginarse dónde estaban los fantasmas, por lo que el equipo ideó la solución de poner palos con pelotas de tenis por cabeza, para que así los actores pudieran interpretar su papel mirando a los fantasmas «directamente a la cara».

Cathy y Casper en una escena de la película
Cathy y Casper en una escena de la película -

La cinta marcó la infancia de «millennials» y «posmillennials», y a día de hoy sigue tan vigente y divertida como el primer día. Tuvo cameos de reconocidas personalidades como Dan Aykroyd, uno de los famosos Cazafantasmas, Clint Eastwood, Rodney Dangerfield («El club de los chalados») y Mel Gibson («Braveheart»). Además, sorprendentemente la fantasmagórica casa donde transcurre la historia está inspirada en la Casa Batlló del modernista español Antonio Gaudí.

«Space Jam» (1996)

Esta película avanzó en la técnica de combinar acciones reales, ilustración y CGI, después de «¿Quién engañó a Roger Rabbit?» en 1988. La trama gira en torno a la estrella del baloncesto de la NBA, Michael Jordan acompañado de los Looney Tunes. Recaudó más de 250 millones de dólares a nivel mundial y aunque tuvo una gran aceptación entre el público, en la crítica no tanto. Aún así será recordada por los novedosos efectos de animación por ordenador.

Casi el total del rodaje se hizo en un croma verde porque los elementos de la escenografía fueron incluidos digitalmente, al igual que Bugs Bunny y compañía, que eran interpretados por actores con trajes verdes. El rodaje se basó en los movimientos del atleta sobre la cancha, esto suponían un reto diario para el equipo ya que no podían regirse a una regla exacta, lo único que podían controlar a posteriori era la actuación de los dibujos. Estamos a la espera de una secuela de esta divertida cinta en 2021, esta vez con el baloncestista de Los Ángeles Lakers, LeBron James, como protagonista.

El baloncestista Michael Jordan en el set de rodaje, junto a los actores con monos verdes
El baloncestista Michael Jordan en el set de rodaje, junto a los actores con monos verdes -

«La muerte os sienta tan bien» (1992)

Esta comedia fantástica de la búsqueda de la belleza eterna fue denostada por la crítica en su estreno, pero pasará a ser recordada por los efectos digitales. Protagonizada por un reparto de lujo con Bruce Willis, Goldie Hawn y Meryl Streep, esta última describió el rodaje de la cinta como «tedioso» y juró que sería la última vez que aceptase trabajar en una película tan compleja técnicamente.

Dirigida por Robert Zemeckis ganó el Oscar a los Mejores Efectos Visuales y no es para menos. Para las escenas en las que Madeline (Streep) se rompe el cuello y Helen (Hawn) sufre un disparo de escopeta en el abdomen, se utilizó un novedoso software en la época, con el que se podía manipular la piel humana de una forma realista.

«Jumanji» (1995)

Una mágica película en la que Alan Parris, interpretado por el siempre recordado Robin Williams, se queda atrapado en un juego de mesa llamado «Jumanji». Fue una de las primeras cintas en recrear de una forma realista simulaciones de animales. En una época en la que el CGI iba avanzando en base a prueba y error, se ayudaron de títeres y robots animatronics. Este fue el caso del león, que campaba a sus anchas por la mansión del protagonista, aunque en la posproducción recibió tratamiento digital. Para esta cinta se desarrollaron dos nuevos software, uno llamado «iSculpt» que permitía crear expresiones faciales realistas y otra para crear pelo, estas dos especialmente utilizadas para los monos, primates que en la cinta crearon verdaderos estragos.

«Los Picapiedra» (1994)

Es la adaptación cinematográfica de la famosa serie de dibujos animados de Hanna Barbera, que llevó a todos los niños al cine al grito de «¡Yabba dabba doo!». A pesar de que la crítica les obsequió con dos Premios Razzie, de cuatro nominaciones, lo cierto es que tuvo un presupuesto de 46 millones y arrasó en taquilla consiguiendo más de 341 millones en todo el mundo. También será recordada por el uso de CGI, como la primera para la que desarrollaron un algoritmo específico que calculaba el movimiento del pelaje para la animación del colmillo de sable que Pablo Mármol tiene como mascota. También «renderizaron» los movimientos de Dino, el perro-dinosaurio que vive con la familia Picapiedra.

«Corazón de dragón» (1996)

El majestuoso dragón de esta cinta de aventuras será recordado como el primer gran trabajo de CGI en un personaje tan complejo y con un papel protagonista. Dirigida Rob Cohen («La momia»), con Dennis Quaid en el papel de Bowen y Sean Connery en la voz de Draco, el dragón, tuvo la animación con mejor tratamiento hasta el momento. El animal presentaba expresiones tan realistas como levantar las cejas o hacer muecas, además se consiguió la textura de la piel, todo un reto para los ilustradores digitales. En un principio, se había pensado un trabajo mucho mejor para dar vida a Draco, pero el equipo tuvo problemas con el software y se sumó la falta de tiempo en la posproducción. Aún y con contratiempos, la animación no ha envejecido mal, presentando un dragón animado 23 minutos, todo un récord en la época, en comparación con los seis minutos y medio que aparecen los animales del jurásico en la cinta de 1993.

«Titanic» (1997)

Dirigida por James Cameron, ostentó el título de la cinta más taquillera de la historia hasta que fue desbancada por «Avatar» en 2009. Ganó 2,188 millones de dólares en taquillas de todo el mundo, con un presupuesto de 200 millones, una gran inversión que permitió la utilización de la tecnología más puntera para darle mayor realismo a la trama. Desde las primeras escenas se hizo uso del CGI, recreando el barco y la multitud subiendo al transatlántico. Toda la filmación se hizo en un set de rodaje en el que copiaron de una forma casi exacta las lujosas estancias del Titanic real de 1912.

Una de las curiosidades más llamativas es que el agua que rodea el barco fue completamente creada por ordenador. Además las escenas trágicas del hundimiento fueron filmadas por extras a los que les reemplazaron el rostro por el de los protagonistas-Es el caso de la secuencia en la que Rose (Kate Winslet) y Jack (Leonardo DiCaprio) intentan salvar a un niño, en los laberínticos pasillos del barco, hasta que son sorprendidos por una avalancha de agua-. Además, todas las tomas pasaron por tratamiento de etanolización y colorización para dar mayor uniformidad entre fotogramas y ayudar a dar mayor realismo a las escenas. Utilizaron estas técnicas de forma evidente en la secuencia que la pareja protagonista espera que una barca vuelva en su ayuda. Teñir la secuencia de color azul ayudó para dar sensación de frío, en contraste con la palidez del rostro de los actores, además usaron CGI para recrear vaho en los diálogos en medio del atlántico. «Titanic» es toda una verdadera obra de ingeniería cinematográfica, que fue pionera en su tiempo y sigue muy vigente hoy en día.

«Terminator 2: El juicio final» (1991)

El conocido androide T-800 volvió en esta entrega para salvar a John Connor, el futuro héroe de la humanidad. Esta cinta dirigida por James Cameron ganó cuatro Oscar entre ellos el premio a los Mejores Efectos Visuales, consagrando a Arnold Schwarzenegger como uno de los actores más taquilleros de Hollywood, siendo capaz de sacar partido a sus escasas aptitudes interpretativas en la competitiva industria del cine.

Uno de los trabajos que más costó en esta segunda entrega fue el de dar vida al androide T-1000: «De lejos, las cosas más duras que hicimos para "Terminator 2" fueron los efectos de la física aplicados al personaje del T-1000. Hicimos muchos trucos de cámara para ello. Cada día, había que hacer algo nuevo que era un reto», dijo el supervisor de los estudios de efectos digitales, que trabajaba en el filme. Esta empresa de gráficos por ordenador tuvo que contratar a 22 artistas más para dar vida al malvado robot, con un coste de 5,5 millones de dólares para menos de cuatro minutos de efectos en pantalla.

«El cuervo» (1994)

Esta cinta apodada «maldita» llevó a Brandon Lee a la muerte, por negligencia durante el rodaje, con el uso de balas reales en escena. Está basada en el oscuro cómic homónimo de James O´Barr, en el que Eric Draven vuelve en busca de venganza en forma de cuervo. Además de ser recordada por la fatídica muerte del hijo de Bruce Lee, pasará a la historia por ser la primera en recrear la cara de un actor fallecido en el cuerpo de un doble. Esta técnica también se usó en «Fast and Furious 7», en la que reprodujeron la cara de Paul Walker en el cuerpo de uno de sus hermanos.

La secuencia en que se hizo uso de CGI en «El cuervo», podemos ver la cara de Lee en una secuecia dramática en la que se pinta la cara de blanco frente a un espejo roto y cae por la ventana.

«Star Wars» (1997)

En el vigésimo aniversario de la película en 1997, «Star Wars» fue remasterizada y relanzada a las salas de cine, junto a «El imperio contraataca» y «El retorno del Jedi», bajo el gran título: «Trilogía de Star Wars: Edición Especial». Esta versión dura 124 minutos y contiene escenas que no se pudieron lograr para el estreno original, en 1977, por limitaciones con el presupuesto, así como tecnológicas. Una de las nuevas escenas incluidas en 1997 retrata una reunión entre Han Solo y Jabba el Hutt. Esta remasterización bajo la dirección de George Lucas, ha conseguido que los fans de la saga se le echen encima, la escena de Solo y Jabba es calificada como «ridícula», lo cierto es que el movimineto del «bicho» no se acopla del todo a la interpretación de Harrison Ford.