ES NOTICIA EN ABC

El duro camino hasta salir de las drogas

En la película «En mil pedazos», Sam Taylor-Johnson dirige a su marido, que protagoniza la historia derehabilitación de James Frey

Aaron Taylor-Johnson protagonoza la película
Aaron Taylor-Johnson protagonoza la película
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Del libro «En mil pedazos», donde James Frey relata las memorias de su adicción a las drogas y su posterior rehabilitación, surge este filme de Sam Taylor-Johnson, que sin embargo evita la controversia que acarreó al revelar que había edulcorado ciertos aspectos de su camino hacia la recuperación. Obviando también la acusación por fraude del autor, la directora («Nowhere Boy») decidió comprar los derechos de la obra. «Cuando leí el libro, en 2003, me impactó. Había perdido a un ser querido por culpa de las drogas y reconozco que me afectó leer la novela. La manera en que James escribe nos permite entender claramente su proceso en la clínica de desintoxicación», explica Taylor-Johnson a ABC. Al frente del reparto, Aaron Taylor-Johnson, marido de la realizadora además de protagonista y coguionista del filme.

«Nos preparamos durante meses antes de empezar a escribir el libreto. Fuimos al centro en Minnesota donde Frey estuvo en tratamiento y hablamos con los empleados que están allí hoy. Traté de entender su estado mental desde el principio», asegura el actor, quien comparte protagonismo en el filme con Billy Bob Thornton, Charlie Hunnam y Juliette Lewis. «Una de las razones que me motivaron a rodar esta cinta fue el momento que estamos viviendo, la situación actual con las adicciones está fuera de control», confiesa la cineasta.

La colaboración entre la pareja surgió de forma natural, compartiendo ideas en su propia casa. «Fue algo muy orgánico, queríamos entender la estructura de la historia para poder rodar en 20 días», reveló la directora. El resultado es un estudio sobre la adicción y el proceso de recuperación, una mirada a la autodestrucción de un individuo incapacitado. «La investigación fue muy emotiva, porque tuve la oportunidad de conocer a James y revivir, durante esos 18 meses juntos, todo lo que él pasó. Sam y yo hemos escrito este guion mano a mano y por pura casualidad, porque otro proyecto desapareció en el último momento y pude estar disponible para protagonizar el filme», confiesa el intérprete, al que terminó de convencer su mujer. «Ha sido maravilloso trabajar con él», admite la responsable de «Cincuenta sombras de Grey», sabedora de haber tomado la decisión adecuada.

La narración recrea la figura de un drogadicto consumido por su adicción en ese crudo espacio donde la línea entre la vida y la muerte es muy fina. «Para entrar en su mente, caminamos los mismos pasillos que él transitó, llegué a sentir su dolor porque en ese lugar las emociones se viven a flor de piel. Creo que eso contribuyó a que mi experiencia fuera tan real, y luego pude proyectarla en la película», revela Aaron Taylor-Johnson. A su esposa le bastó menos de un mes para rodar este filme de manera casi experimental, superando adversidades, tal y como hace el protagonista del filme en pantalla. «Prefiero películas con más presupuesto, pero disfruté de este rodaje independiente que me ha dado la satisfacción de contar una historia relevante con los problemas de la sociedad actual», cuenta la realizadora, que no duda en filmar un desnudo completo de su marido en la primera secuencia de la cinta porque lo consideraba necesario. «Al principio vemos a un hombre que lo ha perdido todo y esa desnudez es él, sin saber en realidad que es él», concluye el intérprete Aaron.