ES NOTICIA EN ABC

Drogas, sexo y algo de rock: los excesos de Elton John que marcaron «Rocketman»

El particular «biopic» sobre el sir de la música británica llega a España este viernes

Crítica de «Rocketman»

Taron Egerton es Elton John
Taron Egerton es Elton John
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

«Mi vida no ha sido aburrida», dice Elton John, en una afirmación que podría convertirse en la mejor sinopsis de su biopic, «Rocketman», que se estrena este viernes. «Tenía que ser franco, decir la verdad. En este periodo de mi vida que estamos mostrando, hice más en esos 20 años que lo que la mayoría de la gente hace en toda una vida. Me comporté como un monstruo en ocasiones y fui completamente irracional, y así es la vida cuando eres un artista», explica Sir Elton John en las notas de prensa de «Rocketman».

Una muestra de que en el filme se muestra la parte más oscura de su vida, esa que está marcada por las drogas, el sexo y algo de rock. «Pero prefiero lanzar la versión sincera en vez de "¡Hay que ver qué majo era! ¡Era maravilloso!" Sí, he sido maravilloso en ocasiones, pero también he sido la otra cara de la moneda, y es importante que esa otra cara también aparezca. Hay que estar a las duras y a las maduras. Las adicciones sacaron a la luz lo más oscuro de mi alma, y lo odio, por eso decidí desintoxicarme y mantenerme sobrio. El comportamiento irracional, el mal humor, la depresión, el odio hacia uno mismo, eran el resultado de no tener equilibrio en mi vida, de convertirme en un adicto esclavizado a la cocaína, el alcohol, la bulimia, el sexo y lo que fuese, y se muestraen la película. No he querido ir a lo fácil. Soy bastante sincero, en ocasiones demasiado sincero», relata.

«Rocketman» narra la historia de Elton John a través del prisma de sus propias adicciones, y comienza cuando está ingresado en rehabilitación, reflexionando sobre una vida de excesos a la que ha sobrevivido por poco. El actor británico Taron Egerton es el encargado de caracterizarse como el Sir de la música británica en el filme. Y lo tiene claro: «Elton John es un icono musical, pero en ocasiones nos olvidamos de que también es una persona con una historia muy humana que contar». Esta historia, según cuenta, es la de una evasión; en primer lugar, Reggie (Reginald Kenneth Dwight, nombre de nacimiento de Elton John) trata de evadirse de su vida doméstica, después, más tarde, trata de evadirse del personaje que había creado en su primera huida.

Taron Egerton ha grabado nuevas versiones de algunas de las canciones más famosas de John. En la película, que sigue el recorrido de Elton desde su pueblo natal inglés de Pinner hasta alcanzar la fama, y además de las adicciones y los desengaños amorosos, profundiza en la relación familiar de Reginald Kenneth con su familia. Desde su madre, con quien mantenía una turbulenta relación (Bryce Dallas Howard), a su representante, que también fue su amante durante una temporada, John Reid (Richard Madden) y a su legendario letrista, Bernie Taupin (Jamie Bell), su mejor amigo y socio creativo durante más de 50 años, sin el cual John tal vez ni siquiera hubiese sobrevivido.

Hablar con la música, no con la cocaína

«Lo que quería exponer en la película es el precio que tienela fama, el increíble efecto que sobre la persona tiene la educación recibida en la infancia, lo solo que puedes llegar a sentirte y lo que sucede si no abordas diligentemente lo que te ocurre en términos de adicciones. Pero a la hora de abordar estas cuestiones no es imprescindible olvidarse del humor», replica el cantante en las entrevistas transmitidas por la distribuidora Paramount.

«Nunca fui un buen comunicador. Tonto de mí, pensé que la cocaína era una especie de droga que, como me hacía hablar, me ayudaba a comunicarme. Pero lo único que decía era bobadas, era todo falso. La sinceridad es la clave, sacar a la luz tus secretos más oscuros, librarte de la pesada carga que llevas toda la vida arrastrando, desde la niñez. Sacarlo al exterior. Hablar sobre ello. No estaría aquí ahora si no lo hubiese hecho», cuenta, para explicar que «Rocketman» es un reflejo de sus propios valores, una exploración abierta y sincera de la lucha de John, que siempre da prioridad a la verdad en vez de alejarse de los momentos más difíciles y problemáticos de su vida. Y para todos los que participaron en la película, esa fue una elección deliberada.

Así, «Rocketman» nació como recordatorio de la necesidad de que la gente celebre sus diferencia. «Hubo unos años en los que no fui sincero acerca de la persona que era. En eso consiste la adicción: en ser falso y mentiroso y ocultar tus huellas. Pero si haces eso, llegas a odiarte, porque te conviertes en una persona en la que ya no te reconoces», responde Sir Elton John ante esa afirmación. Así, el cantante, que es también el productor del biopic, dice que su «Rocketman» tiene un objetivo: que su cine una a la gente de la misma manera que lo ha hecho su música durante más de seis décadas. «Cuando me di cuenta de que la sinceridad era lo más importante, no volví a tener problemas, porque fue un alivio maravilloso no tener que vivir aquella vida ni un minuto más», dice John.