ES NOTICIA EN ABC

Las diez obras maestras de Studio Ghibli en orden de importancia

Fuera de Miyazaki hay vida. Aprovechamos el estreno de «Mary y la flor de la bruja» (de Yonebayashi, ex de Ghibli) para recordar estas genialidades del anime

Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

«El viaje de Chihiro» (2001)

«El viaje de Chihiro»
«El viaje de Chihiro»

Seleccionada como una de las cien mejores películas del siglo, la película de Hayao Miyazaki es la más popular y admirada tanto por los más fanáticos del anime como por el espectador ocasional. Una fábula llena de belleza y misterio que fue calificada por las hermanas Wachowski como «Una obra maestra». «Se graba en la imaginación y permanece allí para siempre».

«Mi vecino Totoro» (1988)

Mi vecino Totoro
Mi vecino Totoro

Los valores que imprime Hayao Miyazaki en este filme son de una humanidad que la elevan a un nivel superior. Una película de culto con la familia como centro y motor de todo lo que le ocurre a las niñas protagonistas en ese mundo de fantasía que van construyendo. Magistral.

«La princesa Mononoke» (1997)

La princesa Mononoke
La princesa Mononoke

Más de dos horas de aventura épica y densidad argumental que culminen en una indiscutible obra culmen del cine. De nuevo Miyazaki plantea una fábula que va mucho más allá de lo que parece en su primera lectura. Sinopsis: «Con el fin de curar la herida que le ha causado un jabalí enloquecido, el joven Ashitaka sale en busca del dios Ciervo, pues sólo él puede liberarlo del sortilegio. A lo largo de su periplo descubre cómo los animales del bosque luchan contra hombres que están dispuestos a destruir la Naturaleza.»

«El castillo ambulante» (2004)

«El castillo ambulante»
«El castillo ambulante»

Tras el increíble éxito de «El viaje de Chihiro», Estudio Ghibli regresaba a las pantallas con esta película que adapta una novela de Diana Wynne Jones. De nuevo profundiza en valores humanísticos, esta vez a través de la fábula de una joven con una maldición que le hace tener aspecto de anciana.

«La tumba de las luciérnagas» (1988)

La tumba de las luciérnagas
La tumba de las luciérnagas

La primera de esta lista que no está dirigida por Miyazaki. En esta ocasión es Isao Takahata el que adapta una popular novel japonesa. De nuevo los niños son protagonistas: Seita y Setsuko son hijos de un oficial de la marina japonesa que viven en Kobe. Un día, durante un bombardeo, no consiguen llegar a tiempo al búnker donde su madre los espera. Cuando después buscan a su madre, la encuentran malherida en la escuela, que ha sido convertida en un hospital de urgencia.

«El cuento de la princesa Kaguya» (2013)

El cuento de la princesa Kaguya
El cuento de la princesa Kaguya

Pasamos de «La tumba de las luciérnagas», una película que en 1988 empezó a demostrar que el cine de animación podía ser cine adulto, a una película de 2014, ya en plena época de aceptación de la técnica. Ambas de Isao Takahata y ambas nominada al Oscar a mejor animación (que no ganaron). De nuevo el director se apoya en una novela popular japonesa para contar la historia de una pareja de ancianos campesinos que descubre a una niña diminuta dentro de una planta de bambú. La adoptan y rápidamente se convierte en una hermosa mujer pretendida por muchos hombres poderosos.

«Ponyo en el acantilado» (2004)

«El cuento de la princesa Kaguya»
«El cuento de la princesa Kaguya»

Nominada en Venecia al León de Oro a mejor película, la cinta de un ya tulludito Hayao Miyazaki es un remake de «La sirenita». Eso sí, el punto de vista vuelve a estar en el joven protagonista, un niño de cinco años que espera que el pez con el que habla se convierta en humano.

«Nausicaä del Valle del Viento» (1984)

Nausicaä del Valle del Viento
Nausicaä del Valle del Viento

La más veterana de todas las obras maestras referenciadas en esta lista. Así definía el crítico de ABC Javier Cortijo el filme de Miyazaki: «Parece mentira que este prodigio date de 1984, ya que su diseño riquísimo y sus majestuosas escenas aéreas parecen de ayer mismo por la tarde. Incluso su poético feminismo, con la heroína Nausicaä ascendiente directa de Mononoke y Chihiro (aunque con faldita de tenista ucraniana) llevando las riendas de su cruzada antibelicista en unos escenarios que harían rabiar de envidia a Moebius. Un alarde de imaginación, integración y ética de trabajo hacen del filme el «amangado» espolón de proa de un transatlántico que esperemos se mantenga a flote muchos años»

«Susurros del corazón» (1995)

Escogemos esta como cierre para no hacer la lista solo con Miyazaki y Takahata. Aquí, Yoshifumi Kondô (con Miyazaki como productor, como no) elabora una bellísima historia sobre el amor a la literatura. Una joven estudiante descubre que todos los libros que ha elegido en la biblioteca han sido previamente elegidos por una misma persona. La aventura por descubrir a esa persona y su mundo se convierte en un delicioso viaje.