ES NOTICIA EN ABC

Diane Kruger: «Han creado una imagen de mí con la que no me identifico»

La alemana interpreta a la víctima de un atentado nazi en un filme basado en un caso real

Diane Kruger, en una escena de «En la sombra»
Diane Kruger, en una escena de «En la sombra»
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

La actriz alemana Diane Kruger ha construido una impresionante carrera en los últimos 16 años, pero es su nuevo filme el que le ha consagrado como una intérprete de raza. En «En la sombra», de su compatriota alemán Fatih Akin, interpreta a Katja Sekerci, cuya vida se derrumba cuando su esposo y su hijo son víctimas de un atentado terrorista de extrema derecha. Es entonces cuando descubre el racismo, oculto pero implacable, de una de las sociedades multiculturales más avanzadas del mundo.

P - ¿Cómo le convencieron para este proyecto?

R - Fatih y yo nos conocimos hace cinco años en el Festival de Cannes y le dije que admiraba su trabajo. Cuatro años después me llamó y me dijo: “Tengo un papel para ti”. Me sorprendió porque no es el típico papel que me ofrecen, pero me encantó el guion. Me impactó que tratara de un ataque terrorista de neonazis, un tema candente, pero, sobre todo, me gustó cómo retrata el dolor de esta mujer.

P - Su personaje pasa por muchas etapas del dolor... ¿Cómo lo afrontó?

R - Ha sido muy complicado. El dolor atraviesa muchos momentos, muchos cambios, evoluciona, exige superar el miedo. Es muy complejo. Viví las emociones que mi personaje tuvo que vivir y me traumatizó.

P - ¿Le ha cambiado esta película?

R - Me ha vuelto más sensible. Hubo escenas en las que me sentí abrumada por el dolor y la pérdida. La película ha tenido un fuerte impacto en mi vida, no me abandona, cada vez que escucho de un ataque, y parecen suceder con mucha frecuencia, noto mi personaje.

P - El filme se inspira en un caso real ocurrido en Alemania

R - Sí, el Tribunal que sale en el filme sigue juzgando, pero no es un documental. Lo que pretendemos es inspirar a alguien a pensar en lo que haría si se pone en el lugar de mi personaje. Es una cinta muy oscura que me dejó tan dolida que no pude trabajar en seis meses.

P - Usted trabaja en EE.UU. y en Europa ¿Le resulta fácil ese estilo de vida?

R - Sí. Me gusta vivir a mi aire. Unos meses allí, otros aquí y otros de vacaciones. No es fácil. Cuando hago un filme en Estados Unidos que funciona, mi agente quiere que siga trabajando allí, pero para mí es importante rodar en Europa.

P - ¿Se siente un icono de la moda?

R - No lo pienso. Los medios me han creado una imagen con la que yo realmente no me identifico. No lo pienso mucho. Es sensacional cuando alguien dice que tengo un gran estilo, pero lo que realmente me preocupa es mi trabajo porque ya no estoy en el mundo de la moda. No soy una mujer que siga las tendencias del momento ni pretenda convertirse en una creadora de tendencias.

P - Parece tener una actitud muy relajada ante su trabajo

R - La tengo. Para mí es fácil porque tengo una carrera en Estados Unidos y otra en Europa. No estoy casada con mi profesión, hay muchas otras cosas que me interesan. Tengo una vida sensacional, y no sabes lo que me ha costado darme cuenta de ello. Nunca voy a ser parte de algo tan hermoso como mi propia vida, ningún papel en una película va a ser mejor que mi vida, que es alucinante. Desde esa perspectiva prefiero ir a Chile a escalar una montaña que quedarme en casa esperando una película.

P - ¿Son mejores los personajes que le ofrecen en Europa?

R - Son distintos. Los personajes femeninos en Europa son más interesantes. Yo soy europea y siento que los guiones son más reales, hablan de problemas diarios. Y las narraciones pueden centrarse en una mujer y eso me encanta.