Es Noticia

Devilman Crybaby El polémico anime de Netflix que mezcla porno, ultraviolencia y satanismo

La plataforma rinde homenaje a Go Nagai, creador de Mazinger Z, rescatando a un personaje con más de 40 años

Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

«Solo los fuertes consiguen sobrevivir». Go Nagai, creador de algunos de los mangas más influyentes como «Mazinger Z», rescató esta idea para modificarla a su antojo hace ya más de 40 años. Lo contó a través de Akira, un joven de buen corazón que intenta evitar cualquier conflicto. Hasta que Ryo Asuka, su mejor amigo de la infancia, reaparece en su vida para contarle que su padre ha descubierto que los demonios existen en realidad. Para celebrar los 50 años de carrera de Go Nagai, Netflix ha rescatado esta historia y hacer el remake «Devilman Crybaby». No os preocupéis, no necesitáis saber nada de la original para poder entender esta nueva versión. Lo único es que os perderéis algún detalle como la referencia que hacen a la canción principal de «Devilman».

«Devilman Crybaby» llega cargada de satanismo, gore y sexo explícito. La primera muestra es Sabbath, la última fiesta de moda donde no falta ni drogas, ni sexo, ni violencia. Lo que también hay son las figuras demoníacas. Es aquí cuando entra Akira, un joven que sigue siendo un buen chico, más bien tímido y con un corazón puro, hasta que Ryo le revela el secreto que descubrió. Pero la intención de su amigo de la infancia no es otra que la de convertirle a él en la solución al problema, en ese cazador de demonios que el mundo necesita. En plena fiesta, Ryo rompe una botella para herir a todos los asistentes que puede. «La sangre atrae a los demonios», dice. Pero también atraería a Amon, uno de los más poderosos y el que casualmente posee el cuerpo de Akira.

Fotograma de «Devilman Crybaby»
Fotograma de «Devilman Crybaby»-NETFLIX

Justo en el blanco. El demonio más poderoso y el corazón más bondadoso unidos. «Los demonios necesitan un cuerpo para sobrevivir ya que son insustanciales y han aprendido a hacerlo en humanos. Hay algunos que lo aceptan. Así reciben su poder y pueden seguir su vida como humanos», explica Ryo. Exactamente esto es lo que consigue el protagonista de «Devilman Crybaby». No solo le hace un atleta que superaría sin despeinarse a Usain Bolt, también consigue transformarse en demonio cuando lo necesita sin perder su esencia humana. De ahí su nombre: devil-man (demonio-hombre). Pero ¿por qué Netflix le añade «crybaby» (llorón)? Mientras que Ryo siempre se muestra frío y calculador, Akira no solo tiene un gran corazón, también es un sensiblón (y lo seguirá siendo tras la posesión demoníaca).

Con una banda sonora plagada de techno, «Devilman Crybaby» atrapa (u horroriza, si eres muy sensible) desde el primer capítulo. El director Masaaki Yuasa ha impregnado la ficción con una estética aparentemente poco elaborada, de trazos rápidos y colores apagados, pero con una increíble capacidad para retratar cómo la sangre brota del cuerpo de los personajes. Lo que al principio parece ser una concatenación de excusas para hacer alarde de la violencia termina siendo un duelo intelectual y emocional entre dos grandes personalidades. Al igual que «Death Note» recoge la disputa entre L y Kira, «Devilman Crybaby» enfrenta a Akira con Devilman. Dos personalidades en un mismo cuerpo que representarán la dicotomía del ser humano. Ese yin y yang que deja ver lo claro y lo oscuro de cada persona, de cada situación a base de cliffhangers.

Aunque en España no fue muy conocida, su obra Devilman marcó a varias generaciones no solo por su trama; también por la forma violenta en la que la desarrollaba. La plataforma ha puesto a disposición de sus usuarios el anime de diez episodios, afianzando así la propuesta de Netflix por la expansión del anime. ¿Te atreves a verlo?