ES NOTICIA EN ABC

«Déjame salir», la conjura racista que perturba a los negros

La película, dirigida por Jordan Peele, mezcla el terror del thriller psicológico con una satírica crítica social

Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Jordan Peele está acostumbrado a construir situaciones absurdas a partir de la realidad y decidió que la historia, además de aterradora, también sería una clara crítica social. Así nació «Déjame salir», un provocador thriller mezcla de humor, sátira y terror en el que se aborda sin tapujos el estado actual de las relaciones raciales en Estados Unidos. «La idea surgió porque quería aportar algo al género del thriller y del terror que fuera realmente mío», explica el cineasta. «Toca el tema racial porque lo he trabajado mucho en la comedia. Esta película refleja mis miedos y las situaciones a las que me he enfrentado».

Jordan Peele imaginó a un protagonista llamado Chris, un fotógrafo y artista afroamericano residente en Nueva York que sale de la ciudad con su novia blanca para conocer a los padres de la chica. Nada más llegar a la casa en el campo, Chris se da cuenta de que las apariencias engañan. No tarda en descubrir que varios hombres negros han desaparecido en la zona y comprende que sus sospechas no son una simple paranoia. Lo que empezó como un fin de semana poco apetecible, pero obligatorio, acaba adquiriendo proporciones dementes, horrendas, emocionantes y aterradoras, hasta llegar a un final inesperado.

El cineasta reconoce que disfruta jugando con las expectativas del público y con finales sorprendentes. «Gran parte de la premisa de Déjame salir es la chica blanca que lleva al chico negro a casa de sus padres sin haber pensado en las ramificaciones sociales», dice. «No duda de que su familia lo aceptará sin el menor problema. Pero da la casualidad de que hay mucho más en juego, algo mucho más siniestro».

Una serie de momentos un poco extraños hace aumentar las sospechas de Chris. No acaba de entender el extraño comportamiento de las personas que trabajan al servicio de la familia Armitage, y siente que ha entrado en otro mundo durante la celebración anual en honor al abuelo fallecido, aunque sabe que no se está volviendo loco. «El truco residía en que nada demasiado extraño ocurriera demasiado deprisa para que el público creyese en los personajes», sigue explicando Jordan Peele. Chris empieza a preocuparse después de conocer al ama de llaves y al jardinero, y descubre que actúan de una forma extraña. «No se parecen en nada a la gente que conoce», añade el director.

Entre la sátira y el terror, «Déjame salir» refleja cómo siente una persona la falsa modestia cuando no encaja en un ambiente determinado. Fuera de su entorno, el protagonista recibe los comentarios de los personajes con una sonrisa cordial, pero no puede evitar sentirse extraño y hasta perturbado por la situación. Frases como «Votaría una tercera vez por Obama» o «los negros están de moda», lejos de destensar el clima, lo vuelven desagradable. Los comentarios están medidos, y en la mente de Chris suenan tan hipócritas como pretenden serlo. Los invitados a la fiesta admiran las cualidades físicas de los negros, pero siguen viéndolos como personas diferentes, lo que no hace más que alimentar el asfixiante racismo que atenaza al protagonista de «Déjame salir».

«La escena de la fiesta en el jardín representa perfectamente de qué va la película», dice Jordan Peele. «Es incómoda, incluso da escalofríos, pero también tiene un lado cómico. Chris no consigue esconder su sensación de aislamiento y se le nota en la cara. No hay un solo invitado que hable con Chris y Rose que no mencione alguna conexión con la cultura afroamericana».

El director y guionista sigue diciendo: «Ocurre mucho en la vida diaria. En ese momento, Chris es el invitado en una fiesta de blancos. La escena simboliza horrores muy reales. Por fin, Chris se encuentra con Logan y se le acerca con un suspiro de alivio, pero en cuanto entablan una conversación, entiende que Logan no siente lo mismo que él. Logan se encuentra en una extraña zona a la 'Stepford', como en Las mujeres perfectas, y se siente más cómodo con el entorno que con Chris».

«Déjame salir», que se estrena este viernes en España, proemte no dejar indiferente a nadie. Así es la pretensión de su director, que además de ayudar a que los espectadores entiendan una realidad que muchas veces se les escapa. «Ante todo siempre quiero entretener al público y espero sinceramente que sea así. Déjame salir es una experiencia fuerte, divertida, aterradora, perturbadora e interesante. Quiero que los espectadores se lo pasen bien. Y luego espero que disfruten de un nuevo punto de vista acerca del racismo y del cine de terror», cuenta Peele.