Es Noticia

Los datos que avergüenzan al cine español y que las mujeres cineastas quieren revertir

El Festival de San Sebastián firma la Carta por la paridad en un año en el que la representación de la mujer en el cine ha caído un dos por ciento respecto al año anterior

Autoridades y cineastas en la firma de la Carta por la paridad en el Festival de San Sebastián
Autoridades y cineastas en la firma de la Carta por la paridad en el Festival de San Sebastián - EFE
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

En 2017, la representación de las mujeres en el cine cayó un dos por ciento respecto a 2015 y 2016. Un dato que evidencia que el camino realizado hasta ahora no es suficiente para que la industria sea el reflejo de ese cincuenta por ciento de la sociedad que permanece esquinado. Además, de los 80 largometrajes de ficción estrenados en 2017, solo un nueve por ciento fueron dirigidos por mujeres, la cifra más baja de los últimos años.

Bajo la tormenta de estos números rojos, el Festival de San Sebastián celebró este domingo la firma de la Carta por la paridad y la inclusión de las mujeres en el cine. Un acto con ministros -Carmen Calvo, vicepresidenta de Gobierno y ministra de Igualdad, y José Guirao, ministro de Cultura- pero sin preguntas, al que acudieron como público muchas cineastas, desde directoras a guionistas, montadoras y técnicos; pero sin actrices. Y eso que el hotel donde se alojan las principales intérpretes está a escasos 300 metros de la sala de prensa donde tuvo lugar la rúbrica.

82 mujeres se reunieron en la alfombra roja de Cannes a favor de la igualdad
82 mujeres se reunieron en la alfombra roja de Cannes a favor de la igualdad - EFE

En Cannes, 82 mujeres cineastas coparon las portadas cuando denunciaron que en 70 ediciones de festival solo una mujer había ganado la Palma de oro. En el certamen español la cosa fue más sencilla. Abanicos rojos al aire y aplausos en cada intervención a favor de la igualdad. Los fotógrafos lo tuvieron difícil para llevar la foto a portada.

A cambio, el Festival de San Sebastián puede presumir de que muchos de los compromisos que adquiere firmando la Carta ya los cumple. «Somos un festival con mirada femenina. De los nueve departamentos fijos, ocho los dirigen mujeres. Y de los nueve miembros del comité de selección de películas, cinco son hombres y cuatro mujeres; y el año que viene serán cinco y cinco», presumió el director del certamen, José Luis Rebordinos, tras la rúbrica. Eso sí, añadió, que «queda mucho por hacer»: «Este año, de las 18 películas en Sección Oficial hay cinco dirigidas por mujeres, y aún así nos felicitan. Es demencial, no es para estar orgulloso», lamenta.

«Sin mujeres no hay democracia»

La vicepresidenta del Gobierno también quiso hablar tras la rúbrica para denunciar, hasta en tres ocasiones, que «sin mujeres no hay democracia». «No la hay si no construimos un espacio mejor donde dar oportunidades al 50 por ciento de la sociedad que las tiene restringidas», aseguró Carmen Calvo. «Desde el cine se cuenta la vida, se destila, y cuando la mujer está infrarrepresentada, no se retratan los asuntos reales», denunció, para después destacar la importancia de «un arma tan poderosa, pacífica y masiva como el cine».

Quién no habló en el acto fue el ministro de Cultura y Deporte, José Guirao, que sí posó en la foto con las mujeres de CIMA que, con los abanicos al viento y sin compañeras actrices, aplaudieron la firma de un acuerdo que hará del Festival de San Sebastián un lugar más paritario.

Medidas concretas

En un encuentro posterior con la prensa, la presidenta de CIMA, Cristina Andreu, y su vicepresidena, Virginia Yagüe, confirmaron que el ministerio ya trabaja en la elaboración de un plan integral para buscar la igualdad en el cine. Es la principal medida que las cineastas exigieron al nuevo Gobierno cuando entregaron un informe con datos tan alarmantes como que las mujeres representan un 24 por ciento del sector frente al 76 por ciento de los hombres. O que ellos ocupan más del 70 por ciento de los cargos de responsabilidad. Así, en dirección y guión, cerca del 90 por ciento de los trabajos los firman hombres, o en las labores de producción, donde son también nueve de cada diez. Solo en Diseño de vestuario (86%) y en Maquillaje y peluquería (72%) mandan ellas.

Entre las medidas que exigen desde CIMA está que se cree un remanente de ayudas para películas dirigidas por mujeres o que se dedique un porcentaje del presupuesto del ICAA para ayudas a proyectos liderados por mujeres, ya sea mediante ayudas directas o deducciones. También, que el límite de intensidad (el máximo de ayudas públicas que puede recibir un proyecto acorde a su presupuesto) se eleve del 50 por ciento actual al 70 por ciento que contempla la Unión Europea en caso de colectivos vulnerables.

En total, este «plan de acción» que proyectan desde CIMA está pensado a cinco años, y sigue el ejemplo de Francia y Suecia, lugares donde la igualdad y la paridad en el cine no son solo una utopía sino un camino de realidades.