Es Noticia

Cómo hacer un sueño realidad: los castings que pasaron nuestros actores favoritos

La carrera como actor puede traer un sinfín de buenos momentos, pero cuenta también con una de las caras más amargas

Álvaro Morte y Alba Flores, en «La casa de papel»
Álvaro Morte y Alba Flores, en «La casa de papel» - NETFLIX
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

La carrera como actor puede traer un sinfín de buenos momentos, pero cuenta también con una de las caras más amargas. El trabajo de un intérprete está expuesto a la opinión de jurados, productores y directores, y no siempre es favorable. «Tienes que escuchar muchos 'noes'. Cuando hay una explicación para ese rechazo, se suele llevar mejor. Pero a veces es un "no" del tirón y no es tan fácil», confesó Hiba Abouk en «El Hormiguero».

Es normal que aquellos actores que se quieran dar a conocer tengan que pasar por una larga lista de castings. Como tuvo que hacer Álvaro Morte para conseguir el papel de «El Profesor» en «La Casa de Papel». «Tuve que preparar un casting como cualquiera, pero con este personaje me permití el lujo de interpretarlo a mi manera, de incorporarle algo tan representativo como el gesto que siempre hago para colocarme las gafas», explicó a ABC en el evento de Netflix «See What's Next», celebrado en Roma.

Pero no todos los intérpretes afrontan estas audiciones igual. Algunos, como Hugo Silva, prefieren recurrir a la picardía para obtener un poco de ventaja. «Aún recuerdo el momento en el que más cara le eché a una audición. Fue en 'Agallas'. Me acerqué y dije: 'mira, yo quiero hacer esta película así que, si al final os parece, yo voy a moverlo todo para hacerla'. Y no tenía nada que mover, pero me lo dieron», contó Silva entre risas en «El Hormiguero».

Por suerte para Silva (y otros actores de su talla), los casting abiertos pasan a ser «reuniones de trabajo». «Es otra forma de llamarle prueba. Lo que quieren ver es cómo funcionas tú o cómo te entiendes con el director. Ya no es como antes, que sabía que cada casting dependía de que pagara el alquiler o no. Ahora son más encuentros de trabajo», explicó Pepón Nieto. Sin embargo, la situación puede ser aún mejor. Si no que se lo pregunten a Alba Flores, quien, tras ver su actuación en «Vis a Vis», recibió una llamada para decirle que había creado un personaje para ella: Nairobi. No nos extraña. No nos podemos imaginar a otra actriz diciendo «empieza el matriarcado».

En la pequeña pantalla

Al igual que los actores pasan los castings, algunos de los rostros más reconocidos de la televisión también los sufren. Como Lara Álvarez, que tuvo que presentarse a una prueba para televisión «por culpa» del que fuese sus profesores Nieves Herrero y Jesús Hermida. «Me exigieron que fuera a un casting para televisión para aprender y me cogieron», contó la presentadora en «Planeta Calleja». Aunque de las audiciones que superó Lara Álvarez la que más dio que hablar fue aquella que le permitió participar en el spot publicitario de la MTV «Amo a Laura».

La audición que nos hubiese encantado ver es la de Florentino Fernández. Con ella consiguió el cambio más drástico de la televisión: de vigilante de seguridad al humorista de moda. Lo consiguió tras enviar unas cintas al programa de «Esta noche cruzamos el Mississippi». «Nunca más se supo hasta que un día estaba en el pueblo y llamó mi padre para decirme que me habían llamado. Me fui del pueblo para Madrid y llegue a Telecinco Televisión. Cuando llegué me preguntaron si había traído un guión o que qué personaje me había preparado». Ni guión, ni personaje, Flo se presentó en el casting para «Esta noche cruzamos el Mississippi» sin haber preparado nada y lo consiguió. «Mi madre me decía que dejase de hacer el tonto… hasta que vio el primer cheque». Unas 380.000 pesetas (2,284 euros) era el sueldo del humorista en el programa de Pepe Navarro. Aun así, Flo conservó su trabajo como vigilante los primeros cuatro meses del programa, hasta que apareció Crispín.