Es Noticia

Tony Collet: «"Hereditary" es maravillosa porque no es fácil de categorizar»

Toni Collette regresa al género con un filme de miedo difícil de clasificar pero que rebosa calidad

Toni Collette en «Hereditary»
Toni Collette en «Hereditary»
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

En este Hollywood actual repleto de superhéroes, reliquias relanzadas o, si prefieren, lo dejamos en el término spin-off tan manoseado por las majors, el cine necesitaba una compañía independiente como A24. Ya se pueden poner las pilas las grandes distribuidoras porque si miran por el retrovisor verán acercarse a A24 con un cargamento repleto de nuevas películas que están llamando la atención entre los críticos, los festivales y, sobre todo, el público. Entre su catálogo destaca «Florida Project», «Moonlight» (ganadora del Oscar), «Lady Bird» (que logró una nominación para Saoirse Ronan), «Under the Silver Lake» (que se presentó esta edición de Cannes con grandes críticas), y ahora se suma «Hereditary», que hoy se estrena en España. Y estén atentos porque es una película de terror de las que dan miedo hasta después de salir del cine. A ver quién duerme con la luz apagada.

«Hereditary» es la sensación del verano en Estados Unidos, una tragedia familiar aderezada con el horror de quien la experimenta. Muertes y culpa, miserias de alcoba y demonios, hormonas y maldiciones... los temas se combinan en dualidades robándonos la calma en la butaca. «Desde niño he sido un consumidor descarado del género de terror, me lo he visto todo y conozco al espectador. Sé lo que esperan de la historia, eso me ha permitido controlar su experiencia. Como realizador estoy cansado de ir a ver una película y saber lo que va a pasar. Te puedo asegurar que ese no es el caso con este filme», explicó a ABC Ari Aster, el director de «Hereditary», que ha dado un portazo en Hollywood con esta ópera prima.

Desapuntalar una cinta de terror sin revelar su equívoca naturaleza es complicado. Digamos que la unidad familiar, formada por los padres y dos hermanos adolescentes, se va intoxicando hasta caer en el abismo. «Estaba aterrorizado de que la gente pensara que mi película era una basura, afortunadamente, la respuesta de la crítica y del público no ha podido ser mejor», admite Aster. En este soberbio intento de dominar al espectador, la tecnología del sonido y la música se convierten en elementos sorprendentes e innovadores. «Collins Stetson es un brillante saxofonista y un compositor de vanguardia. Escribí el guion escuchando sus álbumes y él fue la primera persona a la que me acerqué para formar parte de la producción. La primera instrucción que le di fue que en la película se sintiera el demonio», descubre Ari Aster.

Una mente perversa

En el director encontramos a un provocador. Un tipo fascinado con la psicología humana que en sus dos cortos previos ahondaba en situaciones familiares incómodas, como el envenenamiento de una madre a su hijo para que no la abandone o el abuso sexual de un hijo sobre su padre. «No sé cómo explicarme a mí mismo. Hay algo dentro de mí que pide siempre romper con los moldes establecidos», explica con cierta timidez el cineasta, que para su salto al largometraje se ha rodeado de un nombre prestigioso como el de Toni Collette.

«Hereditary» devuelve a la actriz australiana a un género que había abandonado hace dos décadas. Sin embargo, viendo cómo actúa Toni Collette resulta imposible no preguntarse por qué abandonó el terror. «No me gusta ver las películas del género, me asustan. Desde que hice “El sexto sentido” no había vuelto a rodar una película de estas características», explica a ABC la intérprete. «En este caso, la visión de Ari fue tan valiente que no pude resistirme. Lo que más me llamó la atención leyendo el guion fue la imposibilidad de catalogarlo. Sí, es terror, pero también es drama, es psicología, es una historia profunda y real».

Los jóvenes actores Alex Wolff y Milly Shapiro, con su ya icónico chasquido de lengua (esperen a verlo, no podrán sacárselo de la cabeza nunca más), conjuran las emociones hasta la incomodidad. «Decidí mantenerme dentro del personaje durante todo el tiempo porque quería alimentarme de sus sentimientos. Esta película me ha enseñado cuánto nos protegemos los actores sin interiorizar realmente los personajes. Peter ha vivido en mi cabeza, pero también se apoderó de mis instintos», confesó Wolff.

«Hereditary», aseguran, es «una carretera con muchas curvas a rumbo desconocido». «Es un drama familiar clásico que nos lleva a lugares inesperados. Sinceramente, es maravilloso poder trabajar en algo tan original, sin prefabricar, que no es fácil de categorizar», explicó Collet.