Es Noticia

El cine español, contra RTVE y su «incomprensible» decisión de minimizar «Historia de nuestro cine»

La industria audiovisual condena que la ejecutiva de Rosa María Mateo vaya a limitar el tiempo en televisión del único programa diario sobre el Séptimo Arte que hay en la pequeña pantalla

«Tacones lejanos», de Pedro Almodóvar, ha sido una de las películas más vistas de «Historia de nuestro cine»
«Tacones lejanos», de Pedro Almodóvar, ha sido una de las películas más vistas de «Historia de nuestro cine» - ABC
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Consternación en el cine español tras la repentina decisión de RTVE de limitar el tiempo en televisión de «Historia de nuestro cine», el único programa que se emite de lunes a viernes sobre el Séptimo Arte en la pequeña pantalla. El ente público ha decretado que el espacio, que supera con creces la cuota de pantalla media de La 2 y que emite la segunda cadena de RTVE en «prime time» pase a ser semanal a partir de octubre, tal y como confirmó en Twitter su propia presentadora, Elena S. Sánchez, que dejó en sus redes sociales un mensaje revelador. «La audiencia del programa ha superado, casi siempre, la media de la cadena».

Una determinación tomada por la ejecutiva de Rosa María Mateo, denominada por el nuevo Gobierno del PSOE como administradora única y temporal de RTVE, pero que no ha sentado nada bien en el corazón de la industria audiovisual patria. Así lo explica a este medio el presidente de la Academia de Cine, Mariano Barroso. «No es una buena noticia para el cine español, porque para nosotros es fundamental cualquier ventana. Más allá de su labor pedagógica, creo que este programa es un reflejo de la versatilidad de nuestra filmografía, pues exhibe clásicos de todos los géneros. Si pasa a formato semanal, perdemos todos», expresa. «Estaría bien conocer las razones por las que le han quitado espacio, pero es una decisión que me resulta extraña porque va contra la esencia de lo que es fomentar, promocionar y mostrar nuestro cine. Más todavía si tenía una audiencia superior a la media de la cadena», apostilla Barroso, director de las galardonadas «Mi hermano del alma» y «Los lobos de Washington», así como de las series de Movistar+ «El día de mañana» y «La línea invisible», que se estrenará próximamente en la plataforma y tratará los orígenes de ETA.

A sus palabras se suma la cineasta Paula Ortiz, nominada al Goya por sus dos largometrajes: «La novia» y «De tu ventana a la mía». «Es una decisión muy triste, porque empobrece nuestras posibilidades de poder acceder al cine español. Además, este programa tiene un valor específico cultural por la memoria de España. Reducirlo es una pena, porque hay un tesoro cinematográfico muy fuerte que merece tener su lugar, más todavía en la televisión pública», asegura. «No tiene sentido eliminar un espacio así y es algo que me sorprende. Hay generaciones de público que gracias al programa se han reencontrado con el cine de su tiempo; y otras que hemos descubierto clásicos que de otra manera serían muy difíciles de visionar. Imagino que la decisión habrá tenido que ver con el cambio de Gobierno, pero también se podría haber recuperado un cine más plural. En España tenemos magníficas obras de cine que faltan todavía por ser revisadas», agrega.

Un decreto «incomprensible»

En la misma línea se expresa el intérprete Iñaki Guevara, secretario general de la Unión de Actores y Actrices y conocido por su participación en una amplia retahíla de series y películas. «Creíamos que con el nuevo Ministerio de Cultura se pretendía dar una mayor visibilidad a la cultura. Y en cambio, una de las primeras decisiones que se han tomado es eliminar horas a un programa dedicado al cine», comenta a ABC. Una determinación «incomprensible» con la que, a su juicio, «quitan valor al cine» español. «Desde las instituciones, se debe fomentar que la ciudadanía vaya al cine y tenga más facilidad de acceso a la cultura. Pero esto es algo que se repite con todos los gobiernos», lamenta el actor, que reivindica «un plan audiovisual serio que incluya la televisión» para que la programación no se vea comprometida por los cambios en el Ejecutivo.

Críticas a las que se adhieren cineastas como Montxo Armendáriz, director de «Obaba», «Historias del Kronen» y la nominada al Oscar «Secretos del corazón». «Incomprensible que sigan pensando que TVE es su chiringuito y que cada cambio en puestos de dirección vaya acompañado de medidas tan desacertadas como esta», condena el director navarro. También célebres personalidades de la industria, como Alejo Flah, guionista de «Séptimo», «La adopción» y la serie de Juan José Campanella «Vientos de Agua»; o Enrique López Lavigne, productor de cerca de 40 títulos, entre los que destacan «Lo imposible», «Lucía y el sexo» y la reciente «Verónica»; así como el reconocido crítico de cine Carlos F. Heredero. «No me ha sorprendido la decisión, porque cada vez que hay cambios políticos este sector lo sufre. En una televisión pública debería tener cabida todo y no me gustaría que por esto se dejara de emitir cine español», expresa por su parte a ABC José Jaime Linares, presidente de la Asociación de Profesionales de la Producción Audiovisual (APPA). Sin embargo, este último rompe una lanza en favor de la determinación de Mateo. «Casi todas las películas que allí se emiten pertenecen a dos productores (Enrique Cerezo y José Frade), que eran los mayores beneficiados por el programa. Creo que el número de sus películas que se emitía era excesivo y que el dinero total que RTVE ha invertido en estos filmes –cerca de unos 14 millones de euros en tres años– podría destinarse a otros sitios, como a las miles de películas que están guardadas en un cajón y nunca han salido de ahí», afirma.

Más «del 70%» de las películas exhibidas en «Historia de nuestro cine» tienen el sello inequívoco de Enrique Cerezo, propietario de los derechos de cerca de 7.000 películas de todo el mundo. De ellas, el presidente del Atlético de Madrid le vendió a RTVE más de 800 para emitir en el programa, cada una por un precio cerrado de 15.000 euros –un gasto netamente inferior al dinero que cualquier cadena invierte en una película de Hollywood, que supera el millón de euros por cinta–. «Llevo más de 30 años restaurando películas para que puedan disfrutar de ellas los telespectadores, porque culturalmente España se merece conocer el recorrido de su cine», cuenta Cerezo a ABC, en disonancia con la determinación de RTVE. «Es una pena que quieran quitar el que es un programa magnífico de televisión. No es justo que pase esto con un espacio que tiene datos tan buenos de audiencia», considera.

Buenos registros en pantalla

Cerezo, propietario de los derechos de más del 75% de las películas patrias, refrenda sus palabras con datos. «“Por un puñado de dólares” (emisión más vista de la historia del programa) tuvo un 8,1% de cuota de pantalla y más de 1.100.000 espectadores, triplicando la media de audiencia de La 2 –que oscila entre el 2,5% y el 3% de share–. “La tonta del bote” superó el 6% de cuota y el millón de espectadores. “Furtivos”, “La muerte tenía un precio” y “El bueno, el feo y el malo”, más de lo mismo. Son datos que están ahí sobre películas que han funcionado muy bien. En especial, las que trataban la Guerra Civil», explica el productor, también presidente de la Entidad de Gestión de Derechos de los Productores Audiovisuales (EGEDA). «“Historia de nuestro cine” es el programa más importante de la historia de La 2», afirma tajante.

La limitación del espacio a «Historia de nuestro cine» ha sido uno de los muchos cambios puestos en marcha por Mateo al frente de RTVE. Pese a la provisionalidad de su cargo, la periodista ha acometido un gran número de modificaciones en tiempo récord, con el objetivo de lavar la cara del ente público. En apenas un mes, ha reformado la dirección de informativos de RTVE, con Begoña Alegría relevando en la cúspide a José Antonio Álvarez Gundín, y ha cambiado al director de La 2, que ahora es Samuel Martín Mateos en sustitución de Juan Manuel Hidalgo. Pero además ha dado un nuevo enfoque a los rostros de los telediarios; ha prescindido de conocidos de la televisión pública como Jenaro Castro, Pedro Carreño y Sergio Martín; y ha suprimido programas que han sido caldo de cultivo de varias polémicas, como «Amigas y conocidas», «Hora punta» y «El debate de la 1», entre otras cosas.

«Historia de nuestro cine» tenía planeado despedirse de su audiencia para siempre el próximo mes de marzo, con la emisión de su película número 1.000. Gracias a la labor del programa, se han restaurado filmes que de otra manera nunca se hubieran recuperado. En televisión de lunes a viernes de manera ininterrumpida desde el 11 de mayo de 2015, el programa ha pasado revista durante más de tres años a un sinfín de películas que han marcado la historia de la industria audiovisual española desde los años treinta. Con cerca de 800 cintas emitidas en antena, más un coloquio previo a cada emisión con personalidades relevantes del Séptimo Arte, el espacio nació con la premisa de «revisar en prime-time gran parte del cine español» que se hizo «desde los años 30 hasta finales del siglo XX» con «cinco películas a la semana», como explicaron en su momento desde RTVE. Tres años más tarde, la nueva ejecutiva de Mateo ha optado por reducirlo a una única emisión.

La polémica llega al Congreso

El revuelo por lo sucedido con «Historia de nuestro cine» ha llegado hasta el Congreso de los Diputados. El pasado jueves, Ciudadanos presentó una pregunta ante la Mesa de la Cámara Baja al Gobierno de Pedro Sánchez acerca de «la reducción de las emisiones» del programa, que desde la formación naranja definen como «uno de los espacios que más han contribuido a la difusión y el conocimiento del cine español», poniendo en valor su «importante y fundamental» función de «servicio público». «Este programa facilita el acercamiento de nuestro cine a públicos que de otra manera tendrían muy difícil, si no imposible, acceder a muchas de estas películas», defienden desde el partido que comanda Albert Rivera. Al respecto, pidieron explicaciones al Ministro de Cultura, José Guirao, al que cuestionaron acerca de si el Gobierno «considera que esta decisión de la cadena pública contribuye a reforzar los planes del Ministerio de Cultura y del ICAA para promocionar nuestro cine».

Desde RTVE, por su parte, no han querido hacer más declaraciones al respecto y se remiten a la rueda de prensa que el nuevo presidente de La 2, Samuel Martín Mateos, dará este martes en el Festival de Televisión de Vitoria. «Allí es donde queremos hablar de todos los cambios que vamos a hacer», explican fuentes del ente público a este medio, que no entran a aclarar los motivos que les han llevado a reducir el tiempo de emisión del formato.