ES NOTICIA EN ABC

Christopher Nolan: «Que la batalla de Dunkerque no terminara en aniquilación la convierte en una de las más importantes de la historia»

ABC Play ofrece en exclusiva un clip del director de «Dunkerque» analizando la película

Nolan, durante el rodaje de «Dunkerque»
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

ABC Play te ofrece en exclusiva un clip del director de «Dunkerque», Christopher Nolan, analizando el momento clave de la batalla y por qué es importante que su película lleve al gran público este acontecimiento casi desconocido.

El milagro de «Dunkerque»

En 1940, en plena Segunda Guerra Mundial, una playa francesa se convirtió en una ratonera para más de 400.000 soldados aliados (británicos, franceses y belgas). En el mes de mayo de ese año, las tropas alemanas campaban a sus anchas por el territorio belga, avanzando imparables hacia el oeste. El ejército aliado no lograba frenar el impulso nazi, que llegó hasta Francia. En esta tesitura, las tropas aliadas quedaron atrapadas en las playas de Dunkerque, ciudad a la que las fuerzas de Hitler llegaron el día 23 de mayo. En vista del desastre que se avecinaba, el gobierno británico comenzó a idear planes de evacuación.

Sin embargo, en esta situación límite, ocurrió lo imposible, un deus ex machina real: con todo a su favor, el ejército alemán, comandeado por von Rundsted, decidió detener el avance de sus soldados. El mismo Hitler aprobó la decisión, considerada uno de los grandes errores de la contienda. Los historiadores barajan varias hipótesis para explicar esta estrategia de retrasar el ataque (escasez de suministros y munición, necesidad de esperar a la infantería o incluso el deseo de Hitler de no humillar a los británicos para un futuro acuerdo de paz con ellos), pero lo cierto es que fue una gran ventaja para los aliados.

Las tropas aliadas estaban encerradas, pero este parón les dio una oportunidad de oro que no desperdiciaron. Así, el 26 de mayo comenzó la evacuación de sus efectivos en una maniobra que bautizada como Operación Dinamo. Desde ese día hasta el 2 de junio, más de 300.000 hombres consiguieron escapar de la ciudad ante el constante fuego de las baterías y los aviones alemanes. Lo hicieron por mar con el apoyo de la marina británica. La maniobra fue un éxito rotundo: las previsiones de los altos mandos eran de rescatar tan solo a 50.000 personas. Desde aquel día, lo sucedido también se conoció como el Milagro de Dunkerque.