Es Noticia
«The Creepy Line»

¿Censura Facebook a los usuarios con ideas conservadoras? Un documental asegura que sí

El documental «The Creepy Line» analiza cómo los gigantes tecnológicos influyen en las elecciones y cómo trafican con los datos de sus usuarios

Cartel de «The Creepy Line»
Cartel de «The Creepy Line»
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

¿Están las plataformas de internet suprimiendo la comunicación y dañando la cultura cívica? Los críticos acusan a Google de ser demasiado blando con la censura en China y lamentan sus avances en el campo de la inteligencia artificial militar. Los que atacan a Facebook ponen de relieve el escándalo masivo de Cambridge Analytica o su fracaso en detectar campañas de desinformación en el extranjero. Todos ellos, además, aseguran que Google y Facebook mantienen programas de vigilancia encubiertos como PRISM.

Tratando de exponer los detalles más oscuros de estas plataformas, el director M.A. Taylor cuenta en su documental «The Creepy Line» cómo detrás de estos imperios de la tecnología se guardan enormes secretos que nos afectan a todos. «Cada uno de nosotros mantenemos un código de conducta. Vivimos en una sociedad libre. ¿Por qué una empresa privada tiene derecho a imponernos sus valores? Su forma de actuar recuerda mucho a los gobiernos totalitarios. Eso es lo que he querido mostrar en mi documental. Manejan la información a su antojo", explica el cineasta en una entrevista con ABC.

«The Creepy Line» se estrena de la mano de este conservador cineasta que estuvo también tras el documental contra Clinton, «Clinton Cash». «Es imposible escapar del control de estos gigantes tecnológicos. Facebook y Google conocen cada paso que damos, nuestra información queda almacenada para sus investigaciones y nadie sabe qué hacen con esa información. Es cierto que uno puede elegir no tener cuenta de Facebook, sin embargo resulta imposible no utilizar Google. Estamos a su disposición y sin posibilidad de recuperar nuestros datos», explica Taylor mientras defiende el carácter informativo de su película. «No es un filme político, es una herramienta para que el público entienda lo que ocurre con sus datos».

En contra de los conservadores

En realidad, «The Creepy Line» hace un argumento partidista. Afirma que Google (y Facebook, de los que habla indistintamente) manipula deliberadamente su servicio para suprimir a los usuarios con ideas conservadoras y, más ambiciosamente, que Google modificó su algoritmo de búsqueda para cambiar las elecciones de 2016 a favor de Hillary Clinton. En otras palabras, la película afirma que Silicon Valley está censurando a los conservadores estadounidenses en plataformas web. «Google y Facebook jamás revelan su información, pero siempre les pillamos con fuga de datos. No respetan a los usuarios. Es necesario que haya más transparencia por parte de estas compañías, especialmente si se involucran en el discurso político».

Esta afirmación se basa en temores bipartidistas sobre el poder de los guardianes de internet, y ha provocado varias demandas, múltiples audiencias en el Congreso y alguna tormenta de tuits del presidente Donald Trump. Pero la evidencia ha sido en su mayoría especulativa o anecdótica, y se supone que «The Creepy Line» proporciona un análisis científico riguroso para respaldarlo. «Hay congresistas que niegan las pruebas contra Google y no hacen nada, pero luego estudias sus donaciones y descubres que Google participó en sus campañas. Hemos intentado hacer una película objetiva. Contamos con declaraciones del Dr. Robert Epstein quien votó por los demócratas, o de Luther Lowe, que es un demócrata. Lo que hace Google es malo para todos, para republicanos y para demócratas. Creo que es preocupante que se proteja a estas compañías» terminó diciendo Taylor.