ES NOTICIA EN ABC

Carmen Maura, tras ser invitada a formar parte de Hollywood: «No me emociona especialmente»

La actriz habla con ABC antes del estreno este viernes de «Oh! Mammy Blue», donde da vida a una veterana rockera

Carmen Maura, en una escena de Oh! Mammy Blue
Carmen Maura, en una escena de Oh! Mammy Blue - ABC
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Desde que Carmen Maura se convirtiera en una celebridad de mano de Fernando García Tola en TVE no ha dejado de trabajar para los más grandes. A las órdenes de Francis Ford Coppola en «Tetro» o protagonizando alguno de los mejores trabajos de Pedro Almodóvar, la actriz ha sido icono y referencia de nuestro cine. Una carrera a la que no le hacía falta el reconocimiento de Hollywood para ser brilante, pero que ahora le ha llegado toda vez que la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas le ha invitado a formar parte de su club. «¿Es que necesitan más socios, no?», cuenta Carmen Maura al teléfono a última hora de la tarde, después de toda una jornada de trabajo. «No es una cosa que me haya emocionado especialmente. O sea, han nombrado a mil nuevos… El reconocimiento está muy bien, e imagino que podría votar, y eso tendrá la ventaja de que algún Oscar más vendrá para España», cuenta mientras suelta una sonora carcajada.

A sus 72 años, lo último que piensa es en la retirada. Al igual que su personaje en «Oh! Mammy Blue», que estrena este viernes, donde da vida a una veterana rockera que vive la etapa final de su vida en una residencia de ancianos que poco tiene que ver su carácter indómito. Una rebeldía que un día decidió esconder y que, claro, recuperará en esta comedia cargada de espíritu juvenil pese a sus veteranos protagonistas.

Precisamente, el orgullo por sus arrugas como cicatrices de vida hace que esté «especialmente indignada» con el cartel de la película. «Estoy súper cabreada por el photoshop que me han puesto. Salgo como si tuviera 20 años, monísima, sí; pero yo no era como en la foto ni cuando tenía esa edad. Me he indignado. No se puede hacer eso. ¡Es que me han puesto de 20 años! Encima en esta película que soy una señora mayor que está en un asilo, que es exactamente la señora mayor que soy yo, ¡qué pesadez!», lamenta hiperbólica.

Amor veterano

Laurie Amnesia, la rockera a la que pone la piel y la voz en el filme, fue una estrella que hoy quiere pasar desapercibida. Una cualidad que nunca ha pesado en su día a día: «A mí me da igual que me reconozcan por la calle, hablar con gente desconocida no me molesta. Además, en mi barrio ya me conocen todos», dice ya con calma. Y es que ser estrella del cine patrio durante tantos años no le ha convertido en un fenómeno de masas ni ha llevado a cientos de sus fan a hacer cola en la puerta de su casa: «Para que tengas verdadero follón en la calle tienes que estar en ese momento en una serie de televisión, o haber tenido otra cosa así llamativa, como lo último que tuve yo con Campofrío», desgrana.

Esa Laurie, estrella apagada del punk, encuentra en el personaje encarnado por Ramón Barea un motivo para seguir dando guitarrazos a la vida. Es ese amor veterano, con tantos vínculos con el amor adolescente, le devuelve «a la carretera». «Uno se puede enamorar a cualquier edad, pero claro, como ya se te habían pasado las ganas, de pronto surge algo y ya ni te acordabas. Es como todo nuevo», cuenta Carmen Maura desde la habitación del hotel en la que apura las horas de descanso en pleno rodaje.

Una actividad –la de los rodajes, la promoción, los nuevos guiones y proyectos– que no piensa dejar. «Mi carrera ha sido muy variada, he tenido esa suerte. Y ha sido muy variada porque no he sido demasiado exquisita a la hora de elegir cosas... He tenido tantas cosas que solucionar en la vida que me he enfrentado a esta carrera de una manera relajada», explica sincera. «Me he dejado llevar por mi intuición, y a veces he metido la pata, pero me he dejado llevar por lo que me apetecía. Cuando me ofrecen una película, si es fácil mejor que si es difícil. Cuando es difícil luego me entusiasmo, pero de primeras…»

«Lo más importante de una película es que tenga éxito, de verdad», responde cuando se le cuestiona por su alto ritmo de producción –más de 15 trabajos en los últimos cuatro años entre largos y cortos–: «De pronto alguien me dice que su película favorita es una que yo ni me acordaba de ella, y es muy gracioso. Para gustos, los colores. Me ha pasado varias veces que tengo que hacer memoria cuando me dicen una y pienso: ¿"Qué película será esta?"».