ES NOTICIA EN ABC

La brecha por la igualdad se mantiene en el cine español: solo un 26 por ciento son mujeres

Óscar Graefenhain, director del ICAA, ha propuesto desgravaciones fiscales a películas hechas por mujeres

Carla Simon (D), directora de «Verano 1993» y la directora ejecutiva de la productora Inicia Films,Valerie Delpierre
Carla Simon (D), directora de «Verano 1993» y la directora ejecutiva de la productora Inicia Films,Valerie Delpierre - EFE
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Con «Verano 1993» de Carla Simón en plena carrera para representar a España en los Oscar, las cifras en la industria cinematográfica española de 2016 reafirman la brecha entre hombres y mujeres: ellas representan el 26 por ciento del sector.

«Las cosas no están cambiando en el sector cinematográfico. O tomamos medidas o esto va a seguir así», ha dicho hoy en Madrid Sara Cuenca, autora de «La representatividad de las mujeres en el sector cinematográfico español», un informe anual elaborado por la Asociación de Mujeres Cineastas y de Medios Audiovisuales (CIMA).

El análisis, que en esta edición mantiene idéntico el dato global con respecto a 2015 -74 % de hombres en puestos de responsabilidad en el cine frente al 26 % de mujeres-, se ha realizado sobre los 154 largometrajes presentados a las nominaciones de los 31 premios Goya.

Un total de 2.270 personas desarrollaron diferentes cargos de responsabilidad en esas producciones analizadas y, de ese conjunto, 595 fueron mujeres y 1.675 hombres, unas cifras «llamativas» también para Óscar Graefenhain, director del Instituto de Cinematografía y Artes Audiovisuales (ICAA), presente en el acto junto a Virginia Yagüe, presidenta de CIMA.

Ayudas desde el ICAA

Graefenhain ha adelantado que la institución que preside va a luchar por tomar medidas para que el sector sea más equitativo, como proponer desgravaciones fiscales a películas hechas por mujeres y también cambiar el sistema de puntuación de las ayudas del ICAA.

Esta medida se iniciará «el próximo mes», cuando el Instituto elabore un borrador para pasar del modelo de amortización al de «sobre proyecto». Así, en el nuevo sistema de puntuación, se dará mayor peso a que las producciones tengan mujeres en cargos de dirección y guión y no tanto a otros sectores tradicionalmente «feminizados» como peluquería y maquillaje.

Porque, según el informe de la CIMA, precisamente diseño de vestuario y maquillaje y peluquería, 83 % y 75 %, respectivamente, son los oficios cinematográficos más copados por mujeres, frente a la casi nula presencia en dirección de fotografía (2 %), efectos especiales (3 %), sonido (7 %) o composición musical (8 %).

«Tenemos una tradición, unos valores de género que favorecen que las mujeres tengan este tipo de cargos, mientras que los puestos de liderazgo y toma de decisión o los más creativos los copan los hombres», ha apuntado Cuenca, investigadora y socióloga especializada en género y sexualidad.

Aparte de esos oficios polarizados, otros como el de la producción han conseguido mayor representación femenina en 2016 con respecto a 2015 -se ha pasado del 24 al 26 %-, mientras que dirección ha caído tres puntos -del 19 al 16 %- y guión ha aumentado del 12 al 15 % de mujeres en las cintas analizadas.

Menos dinero a mujeres

«La representatividad de las mujeres en el sector cinematográfico español» también analiza los costes reconocidos de estas producciones -«no ha sido posible acceder a los presupuestos reales», dice la autora-, y desvela que los largometrajes dirigidos por mujeres cuentan con un coste medio reconocido de 820.712,35 euros menos que los trabajos dirigidos por hombres.

«Las mujeres directoras trabajan históricamente con menos dotación de presupuesto», ha asegurado Yagüe, guionista, productora y escritora, quien ha añadido que el estudio arroja «datos desalentadores que la sociedad debería plantearse».