ES NOTICIA EN ABC

Antonio Banderas: «Le dije a Almodóvar que quería matar a Banderas y empezar de cero»

El intérprete galardonado en Cannes recuerda cómo Almodóvar detectó «una tristeza especial que tuve tras mi infarto» y trató de rodarla

Antonio Banderas, ayer en Cannes - Efe / Vídeo: Almodóvar presenta 'Dolor y Gloria' en Cannes acompañado de Penélope Cruz y Banderas
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Al corazón roto de Antonio Banderas le invadió la tristeza cuando se rompió de un infarto hace dos años, una tristeza que Pedro Almodóvar supo retratar en «Dolor y Gloria». No es que fuese necesario un infarto para conseguir el mejor papel de su carrera, pero Banderas, convertido en Almodóvar, saca tanto de sí mismo en esa interpretación que nos transporta a su espacio en la ficción. En su octava colaboración con Pedro Almodóvar, Banderas hace historia para España en Cannes.

-¿Es este el papel de su vida?

-No lo sé. No pensando en los premios y esas cosas, es una de las películas más importantes de mi carrera. Sin duda. Por el proceso y las cosas tan bonitas y emocionantes que he vivido en ese rodaje y por como después han ido sucediéndose las cosas cuando la película ha sido mostrada, en ese sentido, absolutamente.

-¿Ha llegado a saber, interpretando este papel, algo de Pedro Almodóvar que no conocías?

-Sí. Con Pedro yo mantengo amistad desde hace casi 40 años, y esa amistad con Pedro siempre se ha desenvuelto en un universo muy específico que tiene unos límites, marcados por él, de su privacidad. Pedro es una persona muy privada. Cuando yo recibo el guion y veo la cantidad de ropa que se había quitado, la desnudez que existía, me sorprendió muchísimo. Yo no esperaba la escena del balcón, con Julieta, que es su madre, por ejemplo, donde pide perdón por ser diferente. No esperaba que lanzara un mensaje de perdón general a todos los actores. No esperaba esa desnudez y me sorprendió.

-¿Por qué esa sorpresa?

-Cuando Pedro me llamó, cuando leí el guion, me encantó, sobre todo, la simplicidad que había. Es casi monacal. Lo llamé y le dije, voy de soldado raso, voy sin galones, sin medallas, sin nada, voy desnudo. Quiero aprender a hacerme a mí mismo de nuevo, quiero matar a Banderas y empezar de cero. Fue el mejor rodaje que yo he tenido con Pedro Almodóvar, mejor que aquellas películas divertidas de los años 80. Los premios, las palmas y estas historias no pueden sustituir a ese periodo maravilloso del verano pasado, de encontrarme con un Pedro feliz y contento sacudiéndose cosas personales de encima, comunicando de verdad cosas que tienen que ver con todos nosotros, con todo el mundo, eso es muy bonito experimentarlo.

-¿Almodóvar qué es para España?

-Cuando me dieron el Goya de honor, lo que quedó fue lo de la segunda parte del partido, pero yo dije otras cosas que no se escucharon muy bien. Si queremos realmente conocernos debemos mirar a nuestros artistas: a Goya, a Federico García Lorca, a Picasso, lean a Unamuno. Así se enterarán ustedes de qué es lo que somos como país. Dentro de algunos años, y desde luego desde fuera, cuando miremos atrás, Pedro Almodóvar será fundamental para entender la historia de España y del tiempo que nos ha tocado vivir. Clarísimamente será una de esas personas referencia para poder entender la España actual.

-¿Qué ha sacado Pedro de usted con este personaje?

-Pedro me dijo: desde que has tenido el ataque al corazón, hay algo en ti distinto y lo quiero en la película. Hay una tristeza que es bella, Antonio. Que tú eres muy locomotriz, que te mueves mucho. Pero yo sabia perfectamente a lo que se estaba refiriendo. La noche que me pusieron los cables en el corazón, cuando tuve el ataque, me cuidaba una enfermera encantadora que me explicó lo que me iba a ocurrir en los meses siguientes, y es que mi corazón, que es la caja donde se guardan los sentimientos, iba a entrar en un periodo de una gran tristeza y después me iba a recuperar. Y Pedro lo captó, porque tiene una percepción increíble para esos detalles y me pidió que lo pusiera en el personaje .