Es Noticia

Adiós al último cine porno de París

Le Beverley cierra por falta de público tras una historia de crisis y decadencia no solo «artística»

Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Cierra, por falta de público, el último cine pornográfico de París, Le Beverley, tras una historia de crisis y decadencia no solo «artística».

Maurice Laroche (75 años), propietario de la sala, desde 1993, razona de este modo su decisión final: «Durante unos años, pensé que me debía a mi clientela, que se contaba por millares de entradas semanales, al principio. Últimamente, apenas tengo 470 clientes por semana. Imposible continuar el negocio. He decidido cerrar».

Durante los años 70 del siglo pasado, en París todavía funcionaban más de cuarenta cines consagrados al cine pornográfico, del «arte y ensayo» con ínfulas «artísticas» al porno duro de la más baja estofa.

Uno tras otro, ese tipo de cines comenzó cerrando. Primero, en los barrios y calles abiertamente prostibularias. Luego, por todas partes. La crisis culminó hace dos años, cuando Le Beverley terminó siendo el último de los cines porno de París, en el barrio de los Grandes Bulevares, en las inmediaciones de calles y esquinas donde comenzó a proliferar la prostitución de origen «asiático».

Maurice Laroche confiesa hoy que tuvo una «cierta esperanza», siendo el único difusor oficial de cine pornográfico, en la capital, trabajando con «novedades» y un «fondo cinematográfico» de unas doscientas películas «de distinta sensibilidad erótica».

Cuando Le Beverley cierre, el sábado día 23 de febrero, Laroche podrá a la venta los sillones y el «fondo cinematográfico» de su cine. A un precio decididamente tirado: 50 euros la película, 30 euros el sillón.