ES NOTICIA EN ABC

Paula (***): Vida de artista

Un esforzado biopic de artista que dedica más tiempo del habitual a hablar realmente del trabajo

Paula (***): Vida de artista
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Un esforzado biopic de artista que dedica más tiempo del habitual a hablar realmente del trabajo, más que de la vida y amores, del susodicho artista: he aquí el titular que resume las virtudes de esta película, dentro de sus limitaciones. Curiosamente, el que sea una persona poco conocida, que no figura en los manuales de historia de la pintura y que tuvo que esperar un siglo a tener su propia casa museo en Bremen, puede haber ayudado a romper esa regla no escrita de que las biografías de artista hablen tan poco de arte.

Paula Modersohn Becker tuvo que luchar contra un doble prejuicio: un personaje especialmente odioso (seguro que luego se hace nazi, pero estamos todavía en la época de las vanguardias históricas) es el profesor que le dice que las mujeres no saben pintar y que, en todo caso, pintar es «copiar» lo que tiene delante de las narices. Pero Paula quiere pintar a su aire: sin saberlo, es una artista modernista. No expresionista, que es lo que le tocaba por alemana, pero sí fauvista que era un poco el equivalente/precedente en París, a donde viajaba a menudo. Su emoción cuando le enseñan a Cezanne, esa sensación cósmica de no estar sola, es, casi de pasada, un climax de la trama. Claro, también tuvo un marido mucho menos machista que su profesor pero que, siendo también pintor, no confiaba en su talento, un amorío parisino, una muerte prematura a los 31 años, y era amiga del poeta Rilke, con el que seguro bebía absenta… pero estarán de acuerdo en que lo de Cezanne y lo de romper con la pintura figurativa es mucho más interesante, ¿no?

[Compra aquí tu entrada para ver la película]