Es Noticia
Fernando MuñozFernando Muñoz

«El mayor regalo»: Un wéstern desde la sacristía

Juan Manuel Cotelo recoge testimonios de víctimas y verdugos que se han entregado al perdón

Irene Villa, uno de los testimonios más destacados del documental «El mayor regalo»
Irene Villa, uno de los testimonios más destacados del documental «El mayor regalo»
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

La vícitma de ETA Irene Villa, el terrorista del IRA Shane O’Doherty, un paramilitar colombiano, familiares de los masacrados en el genociodio de Ruanda... Todos tienen, a priori, pocas cosas en común salvo la violencia que atravesó sus vidas; pero el cineasta Juan Manuel Cotelo ha encontrado en ellos una unión más poderosa que las bombas y las balas: el perdón. Ese es el eje de «El mayor regalo», un documental con más de una docena de testimonios de vícitimas y verdugos que han aprendido a perdonar o que han implorado misericordia para seguir con sus vidas.

Las declaraciones se entremezclan con un falso rodaje de un wéstern en el que el director, el propio Cotelo, concluye que no todos los finales de las películas tienen por qué ser violentos. Del sainete sale la excusa para entrelazar historias a cada cuál más trágica y oscura cuyo final, eso sí, es feliz y luminoso. Destaca, por cercanía, la entrevista con Irene Villa, que deja varias frases que serían titulares a doble página en cualquier periódico.

El documental, más allá de la fuerza de sus protagonistas, se desvanece entre tópicos del Oeste. Cotelo vuelve a dirigirse al público que ya le conoce por su cine religioso, como sus anteriores trabajos -«La última cima», «Tierra de María» o «Footprints, el camino de tu vida»- que le han permitido financiar este documental por «crowdfunding».