ES NOTICIA EN ABC

Netflix «Death Note»: Jugar con una historia conocida no siempre se traduce en éxito

Netflix se tira a la piscina (una medio vacía) con el remake de uno de los animes más conocidos

Light frente a Ryuk
Light frente a Ryuk - NETFLIX
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Netflix pone este 25 de agosto a disposición de sus usuarios el remake que ha sido víctima de la polémica desde la publicación de las primeras imágenes, el de «Death Note». Las críticas comenzaron cuando publicaron su intención de occidentalizar una trama que bebe directamente del folklore japonés (y llevaban razón). «Death Note» es una nueva adaptación del famoso manga escrito por Tsugumi Ōba e ilustrado por Takeshi Obata, creadores de una de las historias japonesas más apasionantes y conocidas mundialmente. Corto, conciso y con un toque de mitología nipona. Se trata de un anime ideal para iniciarse en este mundo. En él, cuentan el periplo de Light Yagami, un estudiante brillante obsesionado con el crimen y la corrupción que un día se encuentra un misterioso diario: un «cuaderno de muerte» o «death note». Esta libreta, como su propio nombre indica, da la muerte a cualquiera cuyo nombre esté incluido en sus páginas.

«Escribe su nombre mientras piensas en su cara y mira qué pasa», decía Ryuk a Light la primera vez que lo usaba. «Pero tienes que poner cómo va a ocurrir», matizaba. Hasta aquí es hasta donde llega el respeto de Adam Wingard («The Fiesta» o «La bruja de Blair») por la historia ya que se pierde entre los sesos de un compañero de clase de Light. Para mostrar el poder del cuaderno no era necesario coquetear con el cine de serie B por muy bien hechos que estén los sangrientos asesinatos. No cuando sacrificas contar quién es Ryuk.

Los tics de «L» permanecen pese a su radical cambio físico
Los tics de «L» permanecen pese a su radical cambio físico- NETFLIX

El guión de Jeremy Slater, Charley Parlapanides y Vlas Parlapanides muestra sus grandes flaquezas desde la presentación de los personajes, que parecen simplemente no tener fondo. Pero lo tienen. Este demonio de ojos rojos, sonrisa perversa y «pelos» cual puercoespín en realidad es un shinigami, es decir, un dios de la muerte japonés y dueño de ese «death note». Eso sí, no esperes empatizar como pudiste hacerlo en el anime o en el manga porque pasa de ser el «fiel escudero» de Light a ser simplemente una excusa para mostrar cómo de espectaculares pueden ser unos efectos especiales.

Nat Wolff («Ciudades de Papel») da vida a un Light Turner más influenciable de lo que podríamos haber imaginado. Ya sabemos lo difícil que es el instituto, especialmente en Estados Unidos, y que lo único que importa es ligarte a la animadora de turno para que suscitar las miradas de envidia de tus compañeros de promoción. ¿De verdad? ¿Cuando tienes un cuaderno en el que puedes matar a quien te plazca? Menos mal que este Light americanizado también decide convertirse en «Kira», aunque, sin duda, sería el primer nombre que pondría más de un fan en la libreta si tuvieran una. Bueno, quizá el segundo para escribir antes el de Mía Sutton (Margaret Qualey, «The Leftovers»). El único personaje del que consigue captar la esencia es el de «L», puede que gracias a la actuación de Lakeith Stanfield («Déjame salir»). Mirada perdida, una mala alimentación y una peor educación. Un personaje del que sí que conocemos algo más como de dónde viene o por qué es tan bueno en su trabajo.

«L» se enfrenta a Kira
«L» se enfrenta a Kira- NETFLIX

Olvidaros de ver esa persecución cara a cara llena de sutilezas por demostrar quién era mejor entre «L» y Kira. Adiós al germen original de la historia. Adiós a los shinigamis y a su pasión por las manzanas rojas. No son fieles a la historia original, pero tampoco se desmarcan lo suficiente para crear algo independiente que sea más un «homenaje» por lo que probablemente sea un mundo complicado de entender para un espectador que no haya visitado ya el universo de «Death Note». Eso sí, banderas americanas no faltan.