ES NOTICIA EN ABC

Crítica de «Yuli»: El contrapunto de Billy Elliot

Icíar Bollaín dirige una cinta muy personal que se centra en la vida del bailarín cubano Carlos Acosta

Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

La película está firmada por Icíar Bollaín, que es una directora de InterRail global, y el guion es de Paul Laverty, pero el cuerpo y el alma de ella pertenecen al bailarín cubano Carlos Acosta, de cuya autobiografía («No mires atrás») se nutre. Recoge al personaje de niño, Yuli, en una Cuba luminosa y hermosa, aún sin el deterioro que el tiempo y la revolución trajeron al paisaje y paisanaje, con escasas referencias a la situación política y social, y lo sigue en su peripecia hasta convertirse en primera figura de la danza mundial. El recorrido de Yuli viene a ser como la contraportada de Billy Elliot, pues ya de niño aborrecía la danza, y su rechazo y rebeldía le costaron muchos castigos y reprimendas de su propia familia, especialmente del padre, un hombre obsesionado en convertirlo en figura del baile.

La narración se articula en dos líneas de argumento, una puramente biográfica en la que se combinan imágenes, recuerdos familiares y progresos profesionales, y otra más, digamos, poética y artística, que asume en la pantalla el propio Carlos Acosta en tiempo presente, y que consiste en la puesta en escena de coreografías y ensayos de una «partitura» de su propia vida… Y esta alternancia de «flashback» y de elaboración artística organizan un tejido amable y vistoso con los colores del «biopic» sobre la trascendencia de este bailarín en la escena internacional, pero también en la de allí, donde reluce especialmente la Escuela Nacional de Ballet de Cuba. Melodrama personal, familiar, relaciones apasionadas con su entorno y consigo mismo, buenos momentos de danza protagonizados por el propio bailarín y una idea persistente sobre el talento innato y el sacrificio que supone exprimirlo con dedicación y responsabilidad. Más interesante para los amantes del baile que para los que se quedan con la copa en la barra.