ES NOTICIA EN ABC

Crítica de «Yesterday»: El sexto Beatle

Las reflexiones sobre la fama, el legado, la honradez y la memoria del mundo son cortitas, pero la película es una delicia

Imagen de «Yesterday»
Imagen de «Yesterday»
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

La historia, la idea, es luminosa, magnífica, y tiene tanto potencial como un recién nacido. El guion que la recubre tiene gracia, encanto, incluso momentos de eléctrica intensidad, pero está muy por debajo del potencial de aquella pequeña y gran idea, tan simple y mareante que se resume en una línea: el mundo ha olvidado a los Beatles y sus canciones, ¿qué pasaría si sólo las recordase un músico principiante y con ganas de triunfar? El guionista Richard Curtis, el de películas como «Notting Hill» o «Love actually», y el director Danny Boyle, aquel de «Trainspotting» y «Slumdog millionaire», entran en esta inimaginable situación a través del personaje de Jack Malik, ese joven músico que funciona como testaferro global e histórico de los Beatles, y conducen el argumento por un desigual camino en el que hay tantos hallazgos ingeniosos como tópicos de comedia romántica y musical.

«Yesterday» exprime al máximo, como es lógico, el inagotable frescor de las canciones de los Beatles y su inquietante «poder» al ser escuchadas por primera vez, y la sorpresa e incredulidad del protagonista (y el espectador) al ver sus efectos. Y le procuran al personaje central, que interpreta con notable y tal vez apropiada sosería Himesh Patel, una intención, una ética y un compromiso que le dé forma y sentido al hecho plagiario de hacerse pasar como autor de la música más importante del siglo XX. Curiosamente, lo que más empequeñece la idea original, es lo que hace más digestiva y agradable la película: la historia romántica y la presencia con burbujas de Lily James, los guiños a otros olvidos del mundo, como la Coca Cola, la ucronía de ver a un viejo John Lennon que ha vivido lejos del éxito o la potencia de una actriz como Kate McKinnon en el papel de «gentuza» de Hollywood que controla el cotarro. Las reflexiones sobre la fama, el legado, la honradez y la memoria del mundo son cortitas, pero la película es una delicia.