ES NOTICIA EN ABC

Crítica de «Vivir deprisa, amar despacio»: Romance gay y triste

Lo mejor que se puede decir de esta película es que, si se rasca, trasmite vitalidad y optimismo a pesar de que es tristona, melancólica y final

Imagen de «Vivir deprisa, amar despacio»
Imagen de «Vivir deprisa, amar despacio»
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Lo mejor que se puede decir de esta película es que, si se rasca, trasmite vitalidad y optimismo a pesar de que es tristona, melancólica y final. Podría considerarse un drama romántico porque narra una historia de amor entre dos hombres, uno maduro, escritor y crepuscular, y otro joven y mundano, pero, ya puestos a rascar, la película se enfoca mejor a otro tipo de relaciones más allá de las amorosas o sexuales, como las de amistad, hermandad y compasión.

El director, Christophe Honoré, habitualmente recargado y plasta, se esfuerza aquí en que lo trágico no le arruine el tono de la narración, situada en los complicados años noventa cuando el sexo y el sida jugaban a la ruleta rusa entre risotadas. La imagen cuidadísima, incluso en ocasiones cargante (la lápida de Truffaut, la música y la rosa…), y los textos «importantes» y preñados de citas y filosofías, no les impiden del todo a los actores, creíbles y cercanos (especialmente el joven Vincent Lacoste), mantener una cierta conexión con el espectador con uña para rascar.

Y si bien la estructura narrativa, profusa y calculadamente lenta, no tiene mayor interés, hay momentos, intercambios de emociones y de alguna idea que otra, que resultan eficaces. Aunque el personaje de mayor calado, el amigo que interpreta Denis Podalydès, es el único que se hace breve y hasta conmovedor dentro de la desmesura general.