ES NOTICIA EN ABC

Crítica de «La viuda»: Vaya pedazo de madrastra

Neil Jordan, que ha tenido una carrera errática en el cine, plantea la película como un retorno a la buena forma, pero no funciona

Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

El irlandés Neil Jordan ha tenido una carrera errática. El recuerdo de sus tres primeros largos, y logros posteriores como «Juego de lágrimas», hacen que uno tienda a pasarle sus frecuentes tiros errados. Esta película se ha querido ver como un retorno a la buena forma, pero no funciona. En realidad, como ya se ha dicho, lo que retorna con ella es un tipo de thriller muy en boga en las últimas dos décadas del pasado siglo: ese en el que un inocente, o una pareja convencional, entraba en contacto con alguien que acababa haciendo de su vida un infierno.

Hablando del averno, si la semana pasada me tocó «Hellboy», el mejor resumen de «La viuda» es la frase de Coleridge, «No hay mayor furia en el infierno que la de una mujer despechada» No sé siquiera si hoy se puede citar ya, pero el hecho de que la víctima sea una mujer también a lo mejor nos libra de la incorrección política. De hecho, la película toda es una historia de mujeres. La ingenua (y mucho) es la prometedora Chloë Grace Moretz y la mala es, atención, la simpar Isabelle Huppert. Qué digo mala, es Cruella de Vil y Villanelle en doble pack envasado al vacío.

Actuando en inglés, la Huppert parece pasárselo en grande poniendo en juego su elocuentísima inexpresividad al servicio de una loca de atar (bueno, ella es más de encerrar). Por supuesto, roza lo paródico en escenas como esa en la que se carga coreográficamente a Stephen Rea (cameo obligado en todo filme de Jordan). Por otro lado, y no es porque ella suela hacer un tipo de cine más «serio», el exceso era la única forma de abordar esta vieja dama indigna.