Es Noticia
Antonio WeinrichterAntonio Weinrichter

Crítica de «Verano del 84»: El club de los cinco menos uno

El que al final la película decida dar un giro hacia el terror adulto no la redime de la sobredosis de (edad del) pavo anterior.

Escena de «Verano del 84»
Escena de «Verano del 84»
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

En sus mejores momentos, si pueden encontrarlos, esta película podría evocar aquellos libros de Enyd Blyton sobre las aventuras de «los cinco»: blandas aventuras domésticas para jóvenes lectores que no se podían comparar con las andanzas de los proscritos de Guillermo Brown. Pero este marco de referencia es el de nuestra infancia: aquí la fuente es «Goonies» o mejor el revival, vía la serie «Stranger Things», de esa irritante obra de culto de los 80 (me pilló mayor). Me pregunto si alguien recordará «Cuenta conmigo», otro relato de «young adults» que es todo lo que no es esta bobería que nos ocupa.

Un prometedor principio, con una «voz en off» que nos alerta de las cosas extrañas que acechan tras las idílicas fachadas y jardines de las viviendas suburbanas, da paso a una trama sub-blytoniana sobre las sospechas de nuestros cuatro «goonies» protagonistas: su solitario vecino podría ser un asesino en serie de adolescentes. De varones, como ellos, no de chicas como suele ser de rigor: es quizá un guiño especular al espectador que busca la película, pregenital como las alusiones pajilleras que podían habernos ahorrado. El que al final la película decida dar un giro hacia el terror adulto no la redime de la sobredosis de (edad del) pavo anterior.