ES NOTICIA EN ABC

Crítica de The Party: Perfectos desconocidos

Un formato que se antoja antiguo y, desde luego, teatral, este de concentrar conflictos larvados durante años en una unidad de tiempo y espacio perfectamente escénica

Timothy Spall, Cillian Murphy, Emily Mortimer y Patricia Clarkson
Timothy Spall, Cillian Murphy, Emily Mortimer y Patricia Clarkson
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Esta es la quinta reseña en pocos meses de una película que si fuera un chiste empezaría, Van cinco amigos o familiares y se juntan para una velada que enseguida se convierte en una tormenta perfecta… Todo empieza en plan amable masterchef cocinando en alegre compañía pero el temporal arrecia pronto con una lluvia de acusaciones, revelaciones, adulterios, cambios de pareja y salidas del armario… Un formato que se antoja antiguo y, desde luego, teatral, este de concentrar conflictos larvados durante años en una unidad de tiempo y espacio perfectamente escénica.

Iba a decir que a lo que más se parecería esto ahora sería a un «reality» pero ya me he desahogado bastante y «The Party» no se lo merece. Es el título más asequible de Sally Potter, que empezó haciendo cine feminista de alta teoría, consiguió adaptar a la Woolf en un «Orlando» a mayor gloria de la androginia de Tilda Swinton y luego… se distinguió sobre todo por su oido para seleccionar la música de sus películas. Aquí su buen oido se amplía para escribir unos diálogos cortantes y brillantes que modulan la cascada de shocks. No vale la pena caer en el spoiler, sólo aventurar que tenemos, seguro, permiso de Potter para reirnos más de una vez de tanta desdicha junta hasta el maravilloso climax final, un gag perfecto: Oscar Wilde lo hacía mejor pero en esta era de «post-humor» aún sorprende la eficacia de la inteligencia para deconstruir un cierto grupo social. Y todavía no hemos empezado a hablar del reparto: en este aquelarre lo mejor son los invitados…