Es Noticia
Oti Rodríguez MarchanteOti Rodríguez Marchante

Crítica de «Overlord»: El Día D y la hora Z

«El argumento vuela entre estallidos de minas y crueldades y experimentos médicos de los nazis»

Escena de Overlord
Escena de Overlord
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Hay tantas ganas de divertir en Julius Avery, el director de «esto», que no tiene el menor inconveniente en ir saltando de género en género cuando cree que se le agota la munición para sorprender. Arranca como un potentísimo filme bélico, con las tropas estadounidenses en las horas previas del Día D y con unos cuantos hombres en una misión suicida, y hay algo en todo ese tramo de violencia bélica, unos guiños dislocados, unas briznas de locura, que apenas si te sorprende cuando te encuentras metido de lleno en una historia de terror…

El argumento vuela entre estallidos de minas y crueldades y experimentos médicos de los nazis, pero uno va pasando las pantallas y los géneros con la comodidad, el entretenimiento y la visceralidad que solo puede ofrecer el cine.

Los personajes son clichés (el duro Wyatt Russell, hijo de Ken Russell y Goldie Hawn, el sensato Jovan Adepo, el brutote John Magaro, la resistente Mathilde Olivier…) y juegan con la ironía de la vida y la muerte como si estuvieran en una película de zombis. Aunque quizá se trate de eso, de una película con Z de zombis.

Dirección: Julius Avery. 0Intérpretes: Wyatt Russell, John Magaro, Bokeem Woodbine