Es Noticia

Manual de un tacaño (**): De Molière no es

Este tacaño tiene tan poca gracia como Adam Sandler

Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Dany Boon ha protagonizado unos cuantos taquillazos cómicos en Francia y es lógico que se siga confiando en él para sustentar una comedia y que además sigamos viéndole con regularidad en nuestras pantallas: cualquier estrella europea es siempre un saludable antídoto contra el monopolio del (mal) Hollywood.

Pero el problema es que, teniendo en cuenta que esto de la risa es algo muy subjetivo, me parece que este tacaño tiene tan poca gracia como Adam Sandler, por poner un ejemplo al azar. Boon nunca está mal y entiende bien la regla de oro de que un cómico no tiene que hacerse el gracioso, sino que la gracia está en lo que le ocurre, en lo que le rodea.

Como ocurría un poco, me temo, en su comedia anterior, «Lolo», el problema está en todo lo que no es Boon: la película tiene un gag único, que no evoluciona ni se enriquece: este hombre es un avaro, y punto. Y los personajes que le sirven de contrapunto (un proyecto de novia, una hija perdida y hallada) tampoco aportan nada, no son verdaderos antagonistas sino amables, o más bien, perezosos vectores que apuntalan hasta la rigidez esa única premisa hasta que se le acaba gastando la gracia. No es cosa de añorar a Louis de Funes o a Molière, por evocar a otros avaros galos de renombre, pero Dany Boon se merecía un vehículo cómico más a su altura.

[Compra tu entrada aquí]