Es Noticia

Crítica de «Malos tiempos en El Royale»: Cluedo entre Tarantino y Agatha Christie

Divertida, rompedora y semisalvaje historia de violencia, intriga y piezas de puzzle que usa los materiales de Tarantino para agruparse, contarse

Dakota Johnson
Dakota Johnson - ABC
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Drew Goddard, el director, ya demostró sus ganas de jugar con el espectador en «La cabaña en el bosque», y ahora, mismo tejido pero otro género, derrama tanta originalidad que al espectador le falta cuenco para recogerla. Divertida, rompedora y semisalvaje historia de violencia, intriga y piezas de puzzle que usa los materiales de Tarantino para agruparse, contarse. La acción se sitúa en el Hotel Royale, por cuyo vestíbulo pasa la línea fronteriza entre los Estados de Nevada y California, lo cual permite bromas y costumbres locales a cada lado de la raya. Y los personajes, su presentación y la intriga y secretos que arrastran, embadurnan una primera parte que aún no sospecha (pero invita a sospechar) la cantidad de ingenio visual y tretas argumentales que se le vienen encima.

El relato se va construyendo con la alternancia de los puntos de vista de los personajes, de tal modo que se repiten los «momentos» interesantes, pero desde otro ángulo y con otra lectura: sorpresas en lo que ves y sorpresas en lo que vuelves a ver. Y aunque es una película larguísima, el tratamiento de la violencia y el suspense entre el Tarantino de «Los odiosos ocho» y la curiosidad a lo Agatha Christie, consiguen que cueste trabajo pestañear.

Las interpretaciones de Jeff Bridges, de Jon Hamm, de Dakota Johnson, de Lewis Pullman, de Cynthia Erivo…., comparten un tono tan desquiciado y fuera de catálogo que desconciertan como un puñado de sal en un yogur. Pero más choca aún la entrada excesiva de Chris Hemsworth riéndose de sí mismo en plan chuletón.