ES NOTICIA EN ABC

Crítica de «Rey de ladrones»: Robo de tiempo

«A Michael Caine y sus colegas es difícil pillarlos en un plano malo, pero James Marsch hace gala de una dirección sin pulso»

Michael Caine lidera la banda de Rey de ladrones
Michael Caine lidera la banda de Rey de ladrones
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Era tan fácil ponerse del lado de estos atracadores de la tercera edad que el verdadero crimen es permitir que el espectador no sienta cariño por ellos. A Michael Caine y sus colegas es difícil pillarlos en un plano malo, pero James Marsch hace gala de una dirección sin pulso y Joe Penhall -un tipo casi siempre solvente, con títulos como «La carretera» y «Mindhunter»- firma un guión con el colesterol por las nubes. El origen es un artículo de prensa de Mark Seal que relata las andanzas reales de los protagonistas, un grupo de ladrones jubilados (engañan por partida doble al sistema), que cuentan con Charlie Cox como única ayuda moderna y tecnológica.

Que la historia no tenga ritmo podría entenderse, porque la edad no perdona, pero la incapacidad de la cámara para transmitir emoción es un misterio. Marsch busca en vano algo parecido a un estilo, que el montaje tembloroso tampoco logra enmendar. Hasta la música resulta irritante la mayor parte del tiempo.

Tampoco el dibujo de los personajes tiene la menor personalidad, mientras se pierden por el camino innumerables oportunidades de decir algo interesante sobre la lealtad, el respeto y la avaricia. Incluso los agentes de policía parecen desconcertados y (a dos de ellas) se les escapa alguna risa fuera de lugar, justo las que el público no tendrá casi ocasión de ensayar. En fin, un caso prometedor, mal contado y lleno de achaques, que solo merece la pena por el oficio de sus intérpretes.