ES NOTICIA EN ABC

Crítica de «Hacerse mayores y otros problemas»

Aunque Clara Martínez-Lázaro ha hecho ya varias películas, esta que ahora estrena rebosa de todas las virtudes (y su antónimo) que suele tener la ópera prima

Imagen de Hacerse mayores y otros problemas
Imagen de Hacerse mayores y otros problemas
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Aunque Clara Martínez-Lázaro ha hecho ya varias películas, esta que ahora estrena rebosa de todas las virtudes (y su antónimo) que suele tener la ópera prima. El argumento desprende el aroma, digamos, de lo propio, y contiene un remolino de sentimientos cotidianos, personajes horneados esa mañana y situaciones tan rellenas de “normalidad” como la cesta de la compra, la maternidad, el trabajillo esporádico, lo latosos que son los niños o la necesidad de ser muy, muy amigas.

Hay enormes dosis de ingenuidad en la mirada de la directora sobre su historia y protagonistas, y especialmente sobre Emma (Silvia Alonso), escritora de cuentos para niños y en posesión de todas las dudas, certezas y puñetas propias de una generación que ha salido de la adolescencia sin caer realmente, o aún, en otro lugar. La mezcla de comedia y raspaduras de drama están cuidadas para que no afecten emocionalmente mucho más allá de la epidermis, y uno puede asistir a una película singular, sencilla (pero sin el milagro de la sencillez) y con unas interpretaciones mañaneras, sin alardes shakespearianos, con lo grato que eso resulta a veces. Podría ser el piloto de una teleserie.