Es Noticia

Crítica de «The guilty»: Magnífico «thriller» de Ikea

Poca música, poca gestualidad en ese constante paisaje del primer plano, todo el peso de la trama, el suspense, la tensión, se vuelca hacia ese otro lugar que nunca vemos en la pantalla

Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Es lógico que esta película de Gustav Möller haya sido comparada con «Buried (Enterrado)», la obra maestra de Rodrigo Cortés. Ambas son el TAC de un «thriller» concentrado en un único lugar, en un primer plano constante y en unas conversaciones telefónicas que nutren, colorean y electrocutan una trama sorprendente. Hay más diferencias entre ellas, pero la más obvia es que la acción (trepidante) en «Buried» estaba ahí, dentro del ataúd, mientras que en «The guilty» la acción (convulsa, intensa) transcurre al otro lado del teléfono, es decir, toda ella fuera de campo. El rostro de un policía relegado al servicio de atender las llamadas de emergencia y que carga con algún peso en su conciencia (al día siguiente ha de presentarse en un juicio) del que apenas se ofrecen unas virutas al espectador… La llamada de una mujer aterrada que dice haber sido secuestrada por un hombre se apropia por completo del interés del policía y de la curiosidad del espectador.

Poca música, poca gestualidad en ese constante paisaje del primer plano, todo el peso de la trama, el suspense, la tensión, se vuelca hacia ese otro lugar que nunca vemos en la pantalla, pero que construimos con absoluta nitidez en nuestro interior mediante diálogos entrecortados, cambios de puntos de no vista (el policía amigo, la patrulla que busca, la niña que espera, la mujer raptada, el hombre…) y materiales diversos para ir recolocando las piezas de thriller: como si lo hubiéramos comprado en Ikea y ahora lo ensamblamos en casa.