Es Noticia

Crítica de «Van Gogh, a las puertas de la eternidad»: El paisaje dentro de la figura

A Julian Schnabel se le puede considerar como a un artista respetado, y tiene obra que lo certifica como pintor y como cineasta, y tanto en su primera película, «Basquiat», como en esta última, dedicada a Van Gogh

Willem Dafoe fue nominado al Oscar como mejor actor por esta interpretación
Willem Dafoe fue nominado al Oscar como mejor actor por esta interpretación
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

A Julian Schnabel se le puede considerar como a un artista respetado, y tiene obra que lo certifica como pintor y como cineasta, y tanto en su primera película, «Basquiat», como en esta última, dedicada a Van Gogh, funde su dualidad expresiva para acercarse y rodear al personaje. El cine y la literatura han intentado atrapar en varias ocasiones al pintor holandés, su indescifrable interior y su singularísima mirada (Minelli en «El loco del pelo rojo», Kurosawa en «Sueños» o el filme de animación «Loving Vincent»), y ahora la propuesta de Schnabel aporta escasas novedades a lo conocido de su biografía, pero sí contribuye con cierta originalidad a la fusión de su paisaje interior con el de su proceso creativo.

Lo mejor de la película es esta (con)fusión, la idea de soledad y dependencia del hombre (un pobre hombre, en realidad) junto a la de aislamiento e independencia del artista, además de la interpretación que hace Willem Dafoe de la lucidez y al tiempo simplicidad de alguien desterrado en su tiempo y nostálgico ya del éxito abrumador en los siglos venideros. Visualmente, Schnabel atrapa lo cromático de sus interiores y de su obra en muchos momentos, la angustia y la explosión en el lienzo.

Aunque deja en esbozo la relación que mantuvo con su hermano Theo y Paul Gauguin, tan bien recogidas por la literatura en «Cartas a Theo» o por la película de Minnelli (Anthony Quinn ganó un Oscar como Gauguin). Cuando más lejos llega el rastreo de Schnabel, al abismo de Van Gogh y del arte en general, es en esa conversación íntima del pintor con el cura que interpreta Mads Mikkelsen. Ideas, sentimientos, presagios, certezas.